Kamasi Washington acaba de publicar por sorpresa un nuevo epé: «The Choice»
Kamasi Washington acaba de publicar por sorpresa un nuevo epé: «The Choice» - DURIMEL
MÚSICA

Kamasi Washington, la última leyenda del jazz

El joven saxofonista de Los Ángeles parece llamado a sacar de las tinieblas esta música de culto y devolverla al gran público, atrayendo a los jóvenes y recibiendo elogios de los veteranos

MADRIDActualizado:

En octubre de 2015, un par de semanas antes de que Kamasi Washington (Los Ángeles, 1981) volara a Tokio para comenzar su primera gira mundial, su padre organizó una cena con un grupo de viejos músicos de jazz de Los Ángeles. Después de picotear un poco, los invitados se reunieron alrededor de Kamasi, sentado este en una silla junto a la chimenea. El primero en preguntar fue Bennie Maupin, antiguo clarinetista de Miles Davis en «Bitches Brew». El pianista Reggie Andrews le explicó la importancia de la salud para tocar bien. El poeta y cantante Kamau Daáood le habló de la familia y de la responsabilidad ahora que empezaba su carrera. «Cuando estaba en la banda de Horace Tapscott -añadió como ejemplo-, una sección era vegetariana y meditaba y la otra se quedaba dormida por la heroína».

Washington escuchó atentamente los consejos de los veteranos durante dos horas, hablando solo si se lo pedían, como si fuera un niño y no acabara de publicar uno de los discos más influyentes del jazz de este siglo: « The Epic». En un momento dado, el flautista James Newton le advirtió: «¿Eres consciente de lo importante que es tener aquí a estos hombres? ¿Te das cuenta de que Art Tatum, Charles Mingus, Eric Dolphy, Stravinsky y Schoenberg vivieron una vez en un radio de 20 millas de esta casa? No olvides que te han puesto en posición de ser la gran esperanza».

Kamasi acababa de asistir a la ceremonia del «cambio de guardia», en la que los amigos de su padre, un respetado músico de la escena local, le daban la bienvenida a su comunidad y le advertían de los peligros que corría. «Ya has recibido la sabiduría de los mayores. Lo que hagas con ella es cosa tuya», concluyó Rickey Washington mirando a los ojos de su hijo, a quien él mismo enseñó a tocar el saxofón desde los 12 años. Tan solo uno después de que sintiera la llamada a través de una cinta de Art Blakey con el trompetista Lee Morgan e informara a su padre de que quería ser músico de jazz. Le dijo que vale, pero si le cantaba un solo de Charlie Parker: y tarareó del tirón «Blues for Alice».

Coltrane y Marsalis

Iniciaba el camino que le ha llevado a ser considerado hoy por algunos entusiastas como el sucesor de John Coltrane. O el mayor acontecimiento del jazz desde Wynton Marsalis. «Sería injusto, y un poco idiota, preguntarnos si estamos ante el próximo Coltrane. En realidad, solo hay espacio para un Coltrane en la teología del jazz, pero ha conseguido resucitar y expandir la demanda de una figura similar», opinaba en 2016 el prestigioso crítico del « New York Times», Adam Shatz. Pero Washington, insisten, parece la figura destinada a sacar al género de las tinieblas y devolverlo al gran público, como ya hiciera Davis a principios de los 70. Y es que Washington, con su segundo disco oficial, toca en grandes auditorios y es contratado por los festivales más importantes del mundo como alternativa a figuras de la talla de Beyoncé, como en Coachella. Sus conciertos, ocurrió recientemente en La Riviera de Madrid, se llenan de un público inusualmente joven y multirracial que baila sin parar, con una propuesta nada fácil que, en ocasiones, se acerca al free jazz, pero que es igualmente respetado por los mayores. Un raro consenso que ha convertido al joven saxofonista en una celebridad que, además, no rehúye de la política. Hoy por hoy, es uno de los representantes más destacados del Black Lives Matter, el movimiento contra la violencia policial en las zonas negras y pobres.

Kamasi Washingto se dio a conocer con su debut oficial: «The Epic» (2015)
Kamasi Washingto se dio a conocer con su debut oficial: «The Epic» (2015)- DURIMEL

Si tenemos en cuenta que es de Los Ángeles, es un caso más extraño aún, pues de aquella ciudad tuvieron que huir en el pasado leyendas como Dexter Gordon y Mingus para hacerse un nombre. Washington, sin embargo, optó por quedarse y hacer la revolución desde dentro, junto a un grupo de jóvenes a los que se conoció bajo el nombre de «The West Coast Get Down». Un colectivo de estudiantes con mucho talento que el mismo Andrews -el de su ceremonia- puso a tocar juntos en la Multi-School Jazz Band. Allí se unió a otras grandes promesas, hoy respetadas figuras, como el saxofonista Terrace Martin, el bajista Miles Mosley o el ganador de un Grammy Stephen Bruner, más conocido como Thundercat. Con ellos dio forma a una escena underground en la ciudad y protagonizó jams en Hollywood que pronto se hicieron famosas. Fue allí donde estos músicos dieron forma a gran parte de las canciones incluidas en sus discos en solitario.

El primero oficial de Kamasi Washington -se autoprodujo otros tres con veintipocos años que apenas tuvieron distribución- fue «The Epic» (2015). Un mastodóntico triple álbum de 172 minutos, con una banda de diez músicos, una orquesta clásica de 32 y un coro de 20 cantantes que tardó cuatro años en gestar y en el que tienen cabida las enseñanzas de Malcolm X, el genio de Debussy, las melodías de Marvin Gaye y la libertad creativa del autor de « A Love Supreme». Toda una extravagancia que, sin embargo, contó con la bendición del los puristas del jazz y el amor del público más alejado, colándose en las listas de los mejores discos del año en medio mundo.

Ayuda, por supuesto, su curiosidad omnívora. A lo largo de sus dos álbumes y dos epés, ha colaborado con rockeros como Ryan Adams y The Twilight Singers; eclécticos exploradores de la música electrónica como Flying Lotus y Thundercat, o estrellas del rap como Run The Jewels, Snoop Dog y Kendrick Lamar. Este último le contrató para tocar y escribir los arreglos de cuerda del disco que, posiblemente, más impacto cultural y social ha tenido en la música negra de la última década, « To Pimp A Butterfly», con cinco premios Grammy y 11 nominaciones. «Ya has recibido la sabiduría de los mayores. Lo que hagas con ella es cosa tuya».