El profesor Varela Ortega en el despacho de su casa
El profesor Varela Ortega en el despacho de su casa - Maya Balanya
LIBROS

José Varela Ortega: «Ya no se nos ve como solo "fiesta y siesta"»

«España. Un relato de grandeza y odio» (Espasa), del historiador madrileño, es un ensayo tan riguroso como entretenido sobre cómo nos han considerado los extranjeros

Actualizado:

La monumental investigación llevada a cabo por el profesor Varela Ortega -enriquecida con un abundante material gráfico que no cumple la función de ser meramente decorativo-, no únicamente arroja luz sobre nuestro pasado sino también sobre nuestro presente. José Varela Ortega que ha impartido docencia en varias universidades extranjeras, fue director del Colegio de España en París, conoce muy bien lo que hoy se piensa sobre nosotros en otros países. ¿Qué imagen hay en nuestros días de los españoles? «En las Olimpiadas y la Expo de 1992 -comenta Varela Ortega-, no dejó de proponerse la imagen más estereotipada de “fiesta y siesta”, y la visión muy exitosa transmitida por los viajeros románticos, que vende muy bien.

Pero los visitantes de la Expo, un turismo que no fue el de playa, en buena medida se desconcertaron. Vieron que Sevilla era una ciudad fantástica, mágica, pero también moderna. En España se había producido un cambio espectacular desde más o menos 1955 hasta los años noventa, y nuestro país se integró muy bien en la Unión Europea. Y a partir de 1992, da la impresión de que existe la percepción de que la fiesta, los faralaes y el flamenco no resultan en absoluto incompatible con una nación moderna, seria, capaz de enfrentarse a los muchos retos del siglo XXI. Hoy ya no se nos ve como un país donde prevalece la juerga, volcado en la fiesta y la siesta. ¿Y a los españoles se nos juzga hoy con esa dicotomía que ha surcado la imagen del español a lo largo de los siglos, «militante, apasionado, enérgico, caballeroso», y a la vez «indolente, decadente y hasta degenerado», como se estudia en «España. Un relato de grandeza y odio»?

Prusianos del sur

«En cierta medida, los estereotipos se mantienen, y también su contraposición. En la crisis se habló del español manirroto, que se abandona, que vivía por encima de sus posibilidades.

Pero también de su energía para no dejarse vencer por las dificultades, de su energía para enfrentarse y superar una crisis económica que nos golpeó con fuerza. Se nos califica como los prusianos del sur y se alaba la capacidad emprendedora. En cualquier caso, la imagen de España y de los españoles es muy compleja, y da cuenta de un país de contrastes, complejo, y fascinante como pocos».