Ernesto Caballero
Ernesto Caballero - marcosGpunto
¿QUÉ ESTÁS LEYENDO?

Ernesto Caballero: «Me temo que nunca dejaré de ser “ramoniano”»

Entre las últimas lecturas del director del Centro Dramático Nacional (CDN) se encuentra «Imperiofobia»

Actualizado:

Dramaturgo, director de escena, director de compañía, profesor de interpretación, y actual responsable del Centro Dramático Nacional (CDN), Ernesto Caballero (Madrid, 1958) es uno de los creadores más versatiles y reconocidos de nuestro teatro, cuya brillante trayectoria le ha hecho merecedor de numerosos premios, como el José Luis Alonso y el Max, entre otros. Ha escrito cerca de una cincuentena de piezas, la mayoría estrenadas, entre las que se encuentran «Squash», «Retén», «Solo para Paquita», «Rezagados», «Auto», «Un busto al cuerpo», «Pepe el romano», «Te quiero… muñeca», «Maniquís», «Sentido del deber», «El descenso de Lenin», «Matrioskas», y «Reina Juana», subida a las tablas por Gerardo Vera e interpretada magistralmente por Concha Velasco, y de próxima publicación en la editorial Antígona.

Ha llevado él mismo a escena alguna de sus últimas obras: «Tratos» y «Jardiel, un escritor de ida y vuelta», basadas en «Trato de Argel», de Cervantes, y en «Un marido de ida y vuelta», de Jardiel Poncela, respectivamente, y «La autora de Las Meninas». Sus trabajos más recientes como director son «Rinoceronte», de Ionesco, «Vida de Galileo», de Brecht, «El laberinto mágico», de Max Aub e «Inconsolable», de Javier Gomá. Acaba de estrenarse su último montaje, «Un bar bajo la arena», de José Ramón Fernández, con el que se celebra los cuarenta años de la puesta en pie del Centro Dramático Nacional (CDN). La pieza se desarrolla en la mítica cafetería del María Guerrero -punto de encuentro de la gran familia teatral-, y está concebida como un homenaje al teatro

¿Qué libro/libros tiene entre manos o ha leído recientemente?

«Verdad», de Hector Macdonald (Debate); «Santuario», de Edith Wharton (Impedimenta); «Imperiofobia», de María Elvira Roca Barea (Siruela), y «El hombre que amaba a las niñas», correspondencia y retratos de Lewis Carroll (La Felguera)

¿Qué le llevó a elegirlos? ¿Qué le están pareciendo?

En el caso de «Verdad», la claridad y amenidad con la que el autor británico desarrolla la idea de «verdades contrapuestas», de «cómo los distintos lados de cada historia configuran nuestra realidad». En cuanto a Edith Wharton, su escritura me tiene asombrado. Y este relato poco conocido no defrauda. «Imperiofobia» es un extraordinario y esclarecedor trabajo que desmonta los estereotipos de la leyenda negra. Y el libro de Carroll es una «delicatesssen» que me está resultando muy útil para un proyecto dramatúrgico.

¿Se inclina por el libro en papel o electrónico?

Últimamente, alterno ambos formatos.

¿Tiene algún género preferido?

Literatura dramática por gozosa obligación profesional. Como compensación, procuro alternar géneros, aunque soy muy proclive al ensayo sociológico y a la divulgación científica.

¿Autor/es de cabecera?

Ramón Gómez de la Serna. Me temo que nunca dejaré de ser «ramoniano».

¿Cuenta con algún rincón de lectura?

La cama, principalmente.

¿Dedica a la lectura un tiempo específico?

El tiempo libre, que lo es más en virtud del placer de leer.