«Selfie» de David Fidalgo (por partida doble) para «Darán que Hablar»
«Selfie» de David Fidalgo (por partida doble) para «Darán que Hablar» - D. F.
DARÁN QUE HABLAR

David Fidalgo: «Realizo “memes” pero, en vez de colgarlos en internet, los expongo y elevo de categoría»

Enredado con el arte y el cine, la producción de David Fidalgo exuda ironía, frescura y cierto carácter gamberro. Todo muy (en) serio. Por ello, su trabajo (y su persona) ya dan que hablar

LA CORUÑAActualizado:

Nombre completo: David Fidalgo Omil. Lugar y fecha de nacimiento: Lugo, 6 de junio de 1989. Residencia actual: La Coruña. Formación: Grado en Bellas Artes y Máster en Álbum Ilustrado y Animación por la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra. Ocupación actual: Artista plástico y cineasta.

Qué le interesa. Mi interés se centra sobre todo en la sociedad y en lo que en ella ocurre. Obviamente, no busco hablar de sus bondades, sino de sus miserias. Para ello me sirvo del concepto del «meme», que me permite criticar a través de la ironía diferentes aspectos de esta, que van desde el machismo en la televisión hasta la vida de los propios artistas. Parto de situaciones reales, y me parece muy interesante y atractivo cómo un colectivo anónimo decide crear imágenes y transformarlas masivamente. De muchos de ellos me sirvo para crear mi propia obra: realizo memes pero, en vez de colgarlos en internet y listo, los expongo, trato de elevarlos de categoría.

«Cuando eres artista y alguien te dice que le regales un dibujo» (2018)
«Cuando eres artista y alguien te dice que le regales un dibujo» (2018) - D. F.

De dónde viene. He expuesto en varias colectivas por muchas zonas de España, pero destacaría las tres exposiciones individuales que tuve el pasado año: «’Sinceramente, yo ya no razono»’ en La Sala Gris de la Universidad Miguel Hernández de Elche, abordando una situación super machista del programa «Mujeres, hombres y viceversa»; «Artista de la pista», en la galería Apo’strophe de Vigo, donde reflexionaba sobre la figura del artista y de la cultura en la sociedad; y «Los dinosaurios nunca se extinguieron», en Valey Centro Cultural de Castrillón (Asturias). Allí me apropié del último debate a dos protagonizado por Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, convertidos en los dinosaurios más famosos de internet.

«Homomaquia». Cortometraje de animación. Carboncillo sobre papel (2019)
«Homomaquia». Cortometraje de animación. Carboncillo sobre papel (2019) - D. F.

Supo que se dedicaría al arte… Siempre supe que me quería dedicar al cine y creo que me di cuenta tras realizar mi cortometraje «Cartas a Superman’» y verlo proyectado por primera vez en un festival. Pero cuando tuve claro que me dedicaría también a las artes plásticas fue cuando expuse mi obra «Sinceramente, yo ya no razono» por primera vez, ya que, con esa pieza fue cuando al fin me encontré como artista. Me di cuenta de que mi espíritu crítico y mi sentido del humor podían convivir y, encima, comprobé como la gente entendía las diversas capas que hay en mi obra.

Detalle de «'Los dinosaurios nunca se extinguieron'» (2018)
Detalle de «'Los dinosaurios nunca se extinguieron'» (2018) - D. F.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? No es que haya hecho nada raro, la verdad, pero bueno, ya que lo preguntas, un encargo curioso fue hacer un pequeño spot navideño para una clínica dental con el Ratoncito Pérez como protagonista. También realizo videoclips, pero eso ya no lo veo como algo raro, sino que como algo totalmente estimulante y artístico.

«Dinopiñata»
«Dinopiñata» - D. F.

Su yo «virtual». Tengo todas las redes sociales, pero la cuenta de Twitter la tengo en coma; a Facebook apenas subo nada, pero me sirve muy bien como fuente de memes. Tengo una página web más o menos actualizada e Instagram. Este último lo uso mucho. Creo que a día de hoy es la red social por excelencia y, como artista, la mejor para divulgar tu trabajo y conocer el de otros autores. Y, bueno: consumo mucho Youtube.

Dónde está cuando no hace arte. Pues realizo cortometrajes de animación enfocados totalmente al ámbito cinematográfico con los que compito en diversos festivales y que rompen totalmente con la estética y la forma de expresar de mis obras de arte contemporáneo. Suelen ser a lápiz o carboncillo, sobre papel reciclado, de tono serio y con un guion totalmente ficcionado. Ahora hace muy poco terminé mi último corto, «Homomaquia», el cual es una crítica al mundo de la tauromaquia y que me produce Abano producións, con el que estuve un año y pico trabajando. Es realmente esto lo que me da para vivir y, después, algún que otro videoclip como los de Delafé ( «Días y días» y «La gran ola»). Hacer videoclips es algo enriquecedor, pues es una colaboración artística genuina.

«Carta a Superman» (2016)
«Carta a Superman» (2016) - D. F.

Le gustará si conoce a... Joan Cornella, Querido Antonio y David Hockney son para mi grandes influyentes. Tony Ousler y Daniel Clowes también entran ahí. Y si no he citado a ninguna mujer –curioso artista que critica el machismo y no cita a ni una–, eso cambia ahora cuando cito a artistas de mi generación: Estela Ortiz, Cristobal Tabares, Los Bravú, Julio Falagan, María Von Touceda, Aaron Sanroman, Mar Ramón, Beatriz Sánchez, Miguel Scheroff, Bel Fullana, Ana Barriga, Jonathan Notario y un largo etcétera.

«¡Los necesitamos!». Vídeo-animación. Acrílico sobre papel (2018)
«¡Los necesitamos!». Vídeo-animación. Acrílico sobre papel (2018) - D. F.

Qué se trae ahora entre manos. Ahora mismo estoy comenzando con el guion de mi próximo cortometraje y realizando una pieza en dos partes, ya que está dividida entre un cuadro de grandes dimensiones y un vídeo. Con esta obra reflexiono sobre la vida del artista, por lo que tiro piedras sobre mi propio tejado. Cntaría un poco más, pero perdería la gracia. ¡No a los spoilers! Creo que los artistas sabrán valorarla pues se basa en una realidad muy extendida.

«'Sinceramente, yo ya no razono». Vídeo-animación. Acrílico sobre papel (2017)
«'Sinceramente, yo ya no razono». Vídeo-animación. Acrílico sobre papel (2017)

Proyecto favorito hasta el momento. Sería «Sinceramente yo ya no razono», pues fue la primera obra que hice de esta manera, con la que me encontré como artista y con la que perdí el miedo a ser yo mismo, sin pensar en otra cosa. Ahora puedo mezclar gatitos con Bertín Osborne y ello tiene todo el sentido del mundo para mí. Antes veía el arte conceptual como algo que debía tener una seriedad implícita, y no digo que mi obra no lo sea. Me refiero a que la forma de contar debía ser así, no veía que el humor, la ironía, tuviesen cabida. No se por qué tenía ese tabú y lo rompí. Y ahora soy completamente yo.

«Cuando le dices a alguien que eres artista» y «¡Tú no artista!»
«Cuando le dices a alguien que eres artista» y «¡Tú no artista!» - D. F.

¿Por qué tenemos que confiar en él? Porque soy sincero. No engaño a nadie. Mi obra es un reflejo total de lo que soy, y creo que eso es lo más importante para un artista. Para mí, el artista es su mayor obra de arte. Además, no tengo miedo a usar el meme como estandarte de mi trabajo; no hay tabúes y mis vecinos te dirán que siempre les saludaba, que parecía buen chaval y que no entienden cómo pudo pasar. Supongo que se referirán a lo de ser artista.

«Los dinosaurios nunca se extinguieron», acrílicos de 2018
«Los dinosaurios nunca se extinguieron», acrílicos de 2018 - D. F.

¿Dónde se ve de aquí a un año? Recogiendo un Goya y con una exposición individual maravillosa en «la capi». ¡Na! ¡qué va!... Pues ni idea. Realmente, en esta profesión puede cambiar todo en muy poco tiempo, pero me gustaría verme trabajando en mi próximo corto y seguir como artista plástico, pues necesito ambas formas de expresarme.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A Estela Ortiz, sin duda alguna. Y no me hace falta dar una razón. Cuando le hagas la entrevista lo sabrás. Bueno, seré majo y te daré «hashtags»: #filósofos #tinder #instagram #machirulos #fotopitos (estoy siendo fino, que esto lo puede leer mi madre)

¿Cómo se definiría en un trazo?