La artista alemana Hito Steyerl
La artista alemana Hito Steyerl
LIBROS

Contra los discursos pretenciosos del arte

En pleno ARCO, también hay hueco para los ensayos que se preguntan por la deriva del arte. Tal es el caso de «Arte Duty Free», de Hito Steyerl

Actualizado:

Hito Steyerl (Múñich, 1966) es una de las artistas actuales más lúcidas, como pudo comprobarse en su magnífica exposición en el MNCARS (2016), y también es una ensayista espléndida que lleva años realizando textos y montando «conferencias-performativas» que rebosan sugerencias, sostenidas desde un tono muy crítico e incluso humorístico. «Arte Duty Free» contiene algunas de las más fascinantes aportaciones recientes a los «estudios visuales», desplegada a partir de una revisión de la crítica institucional. Desde el principio toma en cuenta la velocidad de transformación de la historia para señalar que nos encontramos en un momento de «stasis» o «loop», con dinámicas paralizantes. La escritura de esta creadora es flexible y así puede analizar las revueltas contemporáneas y diseccionar el sistema del arte globalizado.

En plena guerra civil de las imágenes, Steyerl retoma la idea de Schumpeter del capitalismo caracterizado por «la destrucción creativa» para someter a crítica la ideología de la «disrupción». En el ensayo dedicado al «terror del Da-sein» indica que nos encontramos empantanados en el «tiempo basura», intentando aplacar el aburrimiento con altas dosis de memes o entregados a un blablabá. El «spam» que analizara en su anterior libro («Los condenados de la pantalla») reaparece en un ensayo en el que nos anima a revisar aquella humorada setentera de los Monty Python sobre la carne procesada. En el mundo del arte se sueltan discursos tan pretenciosos cuanto delirantes en un inglés recauchutado con «palabros» pseudo-deconstruccionistas, el «hipsterismo» impone el postureo; Hito Steyerl, casi con furor aceleracionista, propone lo que califica como «latín internacional de discoteca», un lenguaje «queer» que corresponde a nuestra dispersión digital.

Ahogados en datos

Steyerl advierte que el acto de ver ha sido sustituido por el cálculo de probabilidades, la «desencriptación» y el reconocimiento de patrones. Estamos, ciertamente, ahogándonos en datos y no tenemos apenas información. La post-verdad se viraliza en nuestro «Leviatán 2.0», cuando los sujetos están catalogados en puntajes que, en última instancia, lo que fabrican es endeudamiento. Para esta artista y ensayista, internet está muerta porque está -como las pantallas en todas partes- siendo una de las tareas principales del arte la de cortocircuitar las redes intentando construir nuevas formas articulación colectiva que no sean meramente una fábrica algorítmica. Y por supuesto, es fundamental plantar cara al ascenso de los fascismos y resistirse a las derivas pos-democráticas.

El modelo de lo que llama «museo off shore» (en el que son fundamentales los puertos internacionales libres de impuestos) vuelve a ciertas formas del arte contemporáneo cómplice con la economía opaca, con la financierización depredadora. La estética de los «cosmopolitas sin raíces» tendría que ser contestada por lo que Hito Steyerl califica como «arte inconveniente», procesos deliberadamente complejos que aspiran a producir un «levantamiento de las imágenes», esto es, una insurrección contra «status quo»; en cierto sentido, tenemos que sacar partido de la máxima que acompañaba «El orden de las cosas», el conocido vídeo de Fischli y Weiss: «El equilibro es más bello al borde del colapso». Acaso las obras de arte tengan que adoptar la forma de las piedras, materiales de la revuelta, cimentos desparramados de la más lúcida sintomatología del presente.