ARTE

Cómo han «rejuvenecido» los artistas de la Movida

Ouka Leele, Antón Patiño, Pedro Castrortega, Rosa Muñoz, Javier de Juan y Mar Solís explican en qué han cambiado y qué permanece en ellos tras cuarenta años de trayectoria. De la Movida a la actualidad

MADRIDActualizado:123456
  1. Javier de Juan (Madrid, 1958)

    Javier de Juan en una foto de archivo
    Javier de Juan en una foto de archivo - ABC

    «Todos los que estamos aquí nos caracterizamos porque no encontramos una veta y la repetimos hasta la saciedad. Hemos abandonado cosas que sabíamos que funcionaban para avanzar. Tienes que ser siempreun artista de tu tiempo, no de una época. Aún así, se dice que el escritor siempre escribe el mismo libro y que el escultor siempre hace la misma escultura. Lo único que las herramientas son distintas». Javier de Juan se define como artista vocacional, no un oficinista. Un creador con marca personal.

  2. Ouka Leele (Madrid, 1957)

    Ouka Leele, pseudónimo de Bárbara Allende, en sus comienzos
    Ouka Leele, pseudónimo de Bárbara Allende, en sus comienzos - ABC

    Ouka Leele confiesa cómo al principio de su carrera se sintió obligada a tener una voz, un estilo: «Eso era una atadura. Querer ser reconocible me llegó a ahogar. Me liberé de ello (¡otra vez la palabra libertad!) cuando me di cuenta de que el estilo era yo misma». A esta autora ya no le importa tomar técnicas diferentes, la fotografía, la pintura, el dibujo, que lo uno no se parezca a lo otro. A ello le animó el ejemplo de Picabia.

  3. Antón Patiño (Monforte, 1957)

    Patiño, en su estudio madrileño a principios de los noventa
    Patiño, en su estudio madrileño a principios de los noventa - ABC

    Cuarenta años después, permanece en el pensamiento de este artista gallego que experimentó la Movida desde un efervescente Vigo la misma convicción de que la pintura es una herramienta expresiva y conceptual con unas posibilidades extraordinarias. «Hoy me encuentro a la búsqueda de una pulsión experimental –explica– que establezca nuevas “ergografías”». Antón Patiño convive con Menchu Lamas, otro de los grandes nombres de la época.

  4. Rosa Muñoz (Madrid, 1963)

    «Habitación con vistas», fotografía de Rosa Muñoz de 1992
    «Habitación con vistas», fotografía de Rosa Muñoz de 1992

    Tras abandonar el reporterismo, Rosa Muñoz podría haber seguido con las puestas en escenas que tanto la caracterizaron, pero llegó un momento en el que necesitó una evolución: «Mi foto se ha hecho tridimensional. Y aunque el resultado es muy escultórico yo me sigo viendo como fotógrafa». Ahora, esta autora trabaja con la madera, en la que proyecta la imagen para luego rompela.

  5. Pedro Castrortega (Ciudad Real, 1956)

    Castrortega en los años en los que gano el Premio Blanco y Negro de Arte
    Castrortega en los años en los que gano el Premio Blanco y Negro de Arte - ABC

    Pedro Castrortega cree mucho en la parte emocional de las obras, en su opinión, porque eso le vincula a sus orígenes: La naturaleza, las estrellas, el cielo... «Lo intangible», señala. «También me caracteriza la curiosidad que he tenido siempre por todo lo que pasa». Eso lo sigue aplicando a sus obras más recientes.

  6. Mar Solís (Madrid, 1967)

    Foto de la artista en sus inicios
    Foto de la artista en sus inicios

    «Sigo estando tremendamente enamorada de la escultura, pero la estoy abrazando desde otros conceptos», confiesa Mar Solís, que ahora se mueve más en lo instalativo: «Necesito que las obras se transformen, no sólo por el hecho de girar alrededor de ellas, sino porque “se mueven”. Por eso tiendo más a la “performance”».