Lemaitre ganó el Goncourt en 2013
Lemaitre ganó el Goncourt en 2013 - Inés Baucells
LIBROS

«Los colores del incendio», más dulce será la venganza

Pierre Lemaitre regresa a la novela (no policiaca) por todo lo alto con «Los colores del incendio», ambientada en la Europa de entreguerras

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Triunfal ganador del Premio Goncourt 2013, con su novela «Nos vemos allá arriba», Pierre Lemaitre (París, 1951), un «narrador de historias» de pura cepa, a la antigua, que provenía de una carrera forjada con las novelas policiacas, no ocultaría nunca su admiración por Dumas. Aunque no sólo a él: su emocionante tributo es a toda la gran literatura en general del XIX. Lemaitre sale airoso de su empresa y de qué manera. Los que disfrutaron de su anterior y fascinante historia de picaresca en uno de los tiempos más lúgubres y de mayores injusticias sociales, humanitarias y económicas, los años inmediatamente posteriores a la Primera Guerra Mundial, no se sentirán decepcionados. Tras el tremendo éxito popular de su anterior obra, inició una trilogía. En esta segunda parte rescata a un personaje secundario de «Nos vemos allá arriba»: Madeleine, la hija del banquero Marcel Péricourt.

La novela arranca con una fabulosa puesta en escena, que muy rápidamente da un giro imprevisto a la acción. Es el día del solemne entierro de Péricourt, el patriarca de la saga y personaje fundamental, emblemático «en la vida financiera del país». Previéndose la asistencia del presidente de la República se trata de «un acto en el que hay que exhibirse». En ese momento, sucede una tragedia. El pequeño nieto del banquero, Paul, cae desde una terraza, quedando inválido. A partir de entonces, la vida de su madre, Madeleine, entrará en una vorágine de catástrofes imprevistas.

Comedia humana

Ambientada en la época de entreguerras, de 1927 y 1933, se trata de un período tormentoso, no sólo en Francia sino en toda Europa. La crisis del 29 llega a pasos agigantados y el seísmo toca todos los frentes de la Tercera República Francesa. Fraudes fiscales, evasión de capitales, corrupción moral de los ricos... el Lemaitre más comprometido con las denuncias políticas y la crítica social, con frecuentes guiños al presente, surge sin cesar en medio de avatares y corruptelas. Amparado en una prosa de nuevo sumamente enérgica y llena de brío, con una trama adictiva repleta de sorpresas y no pocos toques de humor.

Sus personajes, con el fondo despiadado de una galería de miserables, es lo mejor dibujado

¿Cuál es la novedad en este «remake» de una historia de venganza, tramada pacientemente, con una mezcla de exquisitez y crueldad, en plena época del ascenso de los fascismos? La novedad es que la heroína es una joven inexperta, un personaje femenino sumamente vulnerable, en un tiempo en que a las mujeres no se les reservaba ningún tipo de puesto en las empresas, ni siquiera en las de carácter familiar.

Al estilo de la protagonista de la famosa novela del XIX «Lejos del mundanal ruido», de Thomas Hardy, que heredaba una gran hacienda de su tío, en «Los colores del incendio» Madeleine Péricourt hereda un imperio bancario. Engañada, traicionada, arruinada, desclasada y marginada... Madeleine logrará levantarse y con una mente fría y no poca habilidad e inteligencia sabrá vengarse de los que la empujaron en su caída. Los personajes de Lemaitre, con el fondo despiadado de una galería de miserables, cínicos y trepadores realmente memorable, es de lo mejor dibujado por este autor que maneja a los integrantes de su particular «Comedia humana» con una soltura pasmosa.