Además de escritora, Marta Carnicero es ingeniera
Además de escritora, Marta Carnicero es ingeniera - ALC
LIBROS

«El cielo según Google», una historia de versiones

En su primera novela, Marta Carnicero se adentra en las relaciones de pareja, con separaciones e hijos de por medio

Actualizado:

Años atrás escuchaba a menudo una canción llamada« Acuarela» que empezaba así: «En los mapas del cielo el sol siempre es amarillo» y aquella frase medio infantil me hacía pensar, sobre todo conforme fui haciéndome mayor, en que las representaciones de la realidad no suelen coincidir con ella. El sol es más blanco que amarillo y, según Google Maps, los ríos son siempre azules cuando, en realidad, a veces están secos o peor: son marrones.

En «El cielo según Google», la primera novela de la escritora Marta Carnicero (Barcelona, 1974) no nos habla específicamente de Google, pero sí de las representaciones de la realidad, sobre todo de las que nos hacemos nosotros mismos para poder sobrevivir. O peor, de las representaciones -también llamadas versiones- que cocinan los demás para contarnos esa historia que es la nuestra.

El efecto de la mentira

Esta es la historia de Naïma, una niña adoptada por una pareja de Barcelona, Júlia y Marcel -una pareja como cualquier otra: con problemas pero no insalvables- a la que un día, ya siendo mayor, una inesperada llamada de teléfono la devuelve de nuevo al pasado: su padre se está muriendo: ¿quiere despedirse de él? Su padre es Marcel, al que ella apenas conoce ni recuerda, pero «El cielo según Google» no es solo la historia de una separación, la de Júlia y Marcel, sino también la de una desaparición, la de Marcel y, especialmente, la historia de una orfandad que podría haber sido evitable, la de Naïma.

«Las mentiras no son grandes o pequeñas según lo que encubren, sino en función de los efectos que provocan cuando son descubiertas», dice la narradora. Así, la protagonista, Naïma, ha crecido al amparo de los peligros de una historia única, una versión unilateral de los hechos, la de la madre que asume que un hombre que deja de quererla a ella y la abandona, tiene por fuerza que dejar de querer a su hija porque madre e hija son un todo: o lo tomas o lo dejas.

A este ejercicio narrativo solo se le puede reprochar una cosa: que acabe tan pronto

Los recuerdos son a menudo la trampa perfecta y esta novela, tan bien armada, tan bien pensada y ejecutada, es un buen ejemplo del daño que hace todo aquello que damos por sentado. Porque se nos llena la boca cuando hablamos de la necesidad de ser honestos, de lo imprescindible que es decir siempre la verdad. Pero, ¿es eso cierto? Dicho de otro modo: ¿queremos saber la verdad o nos conformaríamos con aquella verdad que mejor encajara con tan solo las necesidades de nuestro relato?

No es fácil abordar lo cotidiano, lo que todos hemos vivido -y leído ya en otras ocasiones- y que siga resultando sorprendente, como si fuera la primera vez. Pero más complicado aún es hacerlo con el dominio del lenguaje, con la precisión y la capacidad para entrar en la psique de los personajes que demuestra Marta Carnicero. En definitiva, «El cielo según Google» es un ejercicio narrativo impecable, una de esas novelas a las que solo puede reprochársele una cosa: que acabe tan pronto.