José Manuel Otero Lastres
José Manuel Otero Lastres
LIBROS

«El afeitador de muertos», el alma luminosa de los mendigos

Galicia aparece, y desaparece, como un personaje más en las novelas de José Manuel Otero Lastres. Su último trabajo incide en ello

Actualizado:

Sigo la obra narrativa de este prestigioso abogado desde que me fue dado leer «Sombras de Ningurán», a la que siguieron dos novelas publicadas anteriormente y dotadas de cierta carga autobiográfica, «La niña de gris» y «El campo de Bucéfalo». La principal característica de la forma de enfrentarse a la escritura de José Manuel Otero Lastres (Cee, La Coruña. 1947) consiste en una sofisticada, y digo esto por rara, tendencia a revelar cierta nostalgia apoyada en la memoria pero donde la incidencia en lo oculto, en el misterio, es esencial para entender esa tendencia. Ni que decir tiene que esa tendencia a indagar en el misterio es una manera de profundizar en la infancia, que en primer lugar es el lenguaje; sí, pero también el paisaje, y en Otero Lastres ese paisaje, Galicia, condiciona por ahora todo lo que tengo leído de su obra narrativa.

«El afeitador de muertos», su última narración, es el intento más logrado por dotar a ese misterio de un alma. El personaje de esta novela, un prestigioso cirujano, Jorge Lavandeira «Toliño», a consecuencia de un accidente de tráfico en el que mueren su mujer, Soledad, y el hijo que espera, desaparece, «se desvanece», de su tierra natal, y reaparece, movido por una admiración manifiesta por el almirante Blas de Lezo, en Cartagena de Indias. En la ciudad colombiana trabaja en un restaurante hasta que es despedido, y al acabársele los ahorros que traía de España, su vida, esa segunda vida que lleva, se convierte en la de un vagabundo abandonado a la suerte.

La Santa Compaña

La soledad se le palía con la amistad que le profesa una vagabunda de origen gallego, Maruxa, que muere de repente. Por último, o eso creemos, Grelo, un perro es lo único que le queda ya a Toliño para acceder a los últimos escaños en que puede caer una persona, pero hete aquí que, al final, las almas de los muertos que afeitaba en un trabajo que consiguió en el Tanatorio Municipal le arrebatan el último hálito en una bellísima secuencia en una playa donde el alma asciende junto al agua que le rodea mientras un haz de luz que sale de ésta hace que Toliño se despida acompañado de la música de Mahler, Borodin, Tchaikovski...

Ni que decir tiene que esta escena final es un guiño a la terrible Santa Compaña, a las leyendas de San Andrés de Teixido, con ese hálito de la procesión de los muertos que recuerdan tanto a las leyendas artúricas... Otero Lastres ha conseguido aunar en feliz resolución una profunda descripción de la vida de los vagabundos con el tono de su tierra natal. La novela, en este sentido, es un hallazgo. Como nota final añadir que el dibujo de Eduardo Arroyo, que aparece en el libro hubiera sido idóneo como portada de la novela.