El escritor Miguel Ángel Ortiz
El escritor Miguel Ángel Ortiz - ABC
Darán que hablar

Miguel Ángel Ortiz: «Me gusta la idea de madurar al mismo ritmo que mis personajes»

«La inmensa minoría» ha sido elegida por los críticos de ABC como una de las novelas de 2014. Ese y otros muchos motivos le convierten en uno de los escritores que más darán que hablar

Actualizado:

Retrato robot:

- ¿Cuáles son sus intereses como escritor/lector?

- Creo que todos estamos formados por historias, y esas son las que intento contar. Si uno habla de las cosas que conoce, las transmite con más fuerza. Por eso mis historias hablan de personas corrientes, del barrio, de la amistad, de tardes que se pasan dando patadas al balón, de música, de asignaturas aprobadas y suspendidas, de los roces familiares, de padres trabajadores, de madres sufridoras. En definitiva, de vidas y sueños cotidianos. Como lector, busco historias que no cuenten la heroicidad de los personajes, sino que hablen de relaciones familiares incómodas, de amigos que obligan y exigen; de esas en las que parece que no sucede gran cosa y, sin embargo, si rascas un poco, te das cuenta de que hay grandes historias. Me gusta leer novelas que incomoden, que me remuevan algo dentro, que al terminarlas me obliguen a mirar alrededor con nuevos enfoques.

Se le ha podido ver...

- ¿Dónde ha publicado hasta el momento?

- Mi primera novela, «Fuera de juego», la publicó Caballo de Troya en el 2013. La segunda, «La inmensa minoría», la ha publicado Literatura Random House en septiembre de 2014.

- ¿Con cuáles de sus «criaturas» se queda?

- No me gusta elegir entre las dos. Cada una, con sus defectos y virtudes, representa un momento diferente.

Supo que se dedicaría a esto desde el momento que...

- Nunca tuve muy claro qué quería hacer: no fui uno de esos escritores que devoraba libros desde pequeño. Estudié con la idea de preparar las oposiciones para ser profesor de inglés, pero lo fui posponiendo por cuestiones laborales. Mi primer trabajo fue de recepcionista en el turno de noche y pasaba las horas muertas leyendo. Y una noche, en vez de leer, me puse a escribir.

DNI electrónico:

- ¿Cómo se mueve en redes sociales?

- No les dedico mucho tiempo, solo el justo para estar ahí. Mantengo dos blogs: Deshojando renglones, donde cuelgo fragmentos de mis lecturas, y A ras de hierba, donde comento los libros de fútbol que leo. Tengo Facebook y Twitter.

Además, se le puede encontrar:

- ¿Qué otras actividades relacionadas con la literatura práctica?

- Desde hace dos años trabajo de librero en el centro de Barcelona, en Happy Books La Hormiga de Oro. Gracias al trabajo tengo la suerte de estar en contacto con todo tipo de lectores y, además, me obliga a estar al día de las novedades editoriales, que se están convirtiendo en un auténtico alud.

- ¿Forma parte de algún colectivo/asociación/club?

- Siempre he jugado federado al fútbol, hasta hace unas temporadas, que me retiré en el «Parets F.C.» También participé varios años en un grupo de escritura creativa. Ahora solo formo parte de dos grupos: la familia y los amigos.

¿Qué se trae entre manos?

- ¿En qué está trabajando justamente ahora?

- Me gusta la idea de continuar madurando al mismo ritmo que lo hacen los personajes de mis historias. En Fuera de juego contaba el final de la infancia y La inmensa minoría cierra la etapa de la adolescencia. Mi idea es continuar narrando ese periplo vital, así que me gustaría abordar la etapa universitaria.

Le gustará si...

- ¿Cuáles son sus referentes?

- De casi todo lo que leo aprendo algo nuevo, pero si tengo que quedarme con algunos autores, serían estos: Roberto Bolaño, Miguel Delibes y Hemingway. También Juan Marsé, Francisco Candel y Belén Gopegui por su compromiso con lo social en la literatura, prestando el altavoz a los que no lo tienen. Casavella y Cristina Sánchez Andrade. Todos los libros de Félix Romeo, casi todos los de Andrés Neuman y los primeros de Ray Loriga, que lo cambiaron todo.

¿Por qué tenemos que confiar en él?

- ¿Qué es lo que aporta de nuevo a un ámbito tan saturado como el literario?

- A esta preguntan deberían responder los lectores y los críticos.

- ¿Qué es lo más raro que ha tenido que hacer como escritor para sobrevivir?

- Lo más complicado ha sido compaginar la jornada laboral con la escritura y la lectura. Tratar de mantener la cabeza lo más fresca posible después de trabajar para poder escribir.