Una de las «strippers» de la pieza de Yann Leto en el estand de T-20 en ARCO'14
Una de las «strippers» de la pieza de Yann Leto en el estand de T-20 en ARCO'14 - efe
arte

Las «strippers» de Yann Leto «expulsan» a la galería T-20 de ARCO

ARCO, la feria de arte contemporáneo de Madrid, hizo ayer pública la lista de galerías que formarán parte del salón en 2015. El 70 por ciento son internacionales. El aumento de solicitudes supone la salida de nombres ligados durante años a esta cita

Actualizado:

De cómo será el ARCO del año siguiente nos vamos enterando siempre poco a poco, como por cuentagotas. A pocos días de cerrar en febrero la 33ª edición de la feria, supimos que Colombia sería su país invitado (y la cita de ArtBo, la semana pasada, fue utilizada para desvelar los contenidos de su propuesta, donde sobresalen las diez galerías de #ArcoColombia seleccionadas por Juan A. Gaitán); poco después se nos hizo saber que el salón madrileño movía definitivamente sus fechas (y la edición de 2015 se celebrará del 25 de febrero al 1 de marzo). Ayer, esta tímida novia que es la feria nos descubría su secreto mejor guardado, su vestido, que no es otro que el listado de galerías que finalmente entran en el programa general. Y con ello, no venía sino a confirmar algunos secretos ya a voces: el baile de nombres de las galerías que entran y las galerías que salen.

Lo que revelan las cifras

Un total de 212 firmas de 30 países se repartirán por los diferentes apartados de ARCOMadrid en 2015, tan sólo siete menos que en este 2014. «Para nosotros es muy importante que la feria no crezca más», nos explican desde la dirección. «Un número de galerías en torno a doscientas es una cifra ideal para ARCO». La que será la 34ª edición en Ifema ha recibido un 24 por ciento de solicitudes de participación más que este año: «Eso se debe a una cuestión de confianza –revelan las mismas fuentes–. Con el trabajo que hemos llevado a cabo estos años hemos demostrado que la feria funciona, que la situación económica mejora en nuestro país, y que aquí se pueden encontrar buenos coleccionistas».

La balanza deja los niveles en un 71 por ciento de galerías internacionales frente al 29 por ciento de presencia española. Para la organización de ARCO, las cifras son similares a las de 2014 («quizás crece un poco la presencia extranjera») y sigue la tónica de otras ferias del sector fuera de España: «Hay que tener en cuenta que los programas comisariados se suelen nutrir de nombres foráneos porque tienen como misión darnos a conocer otras realidades», apostillan. El caso es que en 2015 llegarán a Madrid firmas como la suiza Bob Van Orsouw, Esther Schipper, Nicolai Wallner, Raffaela Cortese o Wien Lukatsch. El buen sabor de boca que Finlandia como país invitado debió dejar en los expositores animará a que el próximo año ARCO cuente con galerías nórdicas como Anhava, Bo Bjerggaard, Martin Asbaek Gallery y Nils Staerk.

«Salir de ARCO no es una gran decepción, aunque supondrá reconducir nuestra estrategia» (T-20)

La alegría va por barrios

Pero la alegría de unos es la decepción de otros. Así, tras 15 años en ARCO (los mismos que cumplirá en 2015), la murciana T-20 se queda fuera de la feria, y eso que este año contaba con uno de los estands más llamativos (el que más ríos de tinta provocó y más veces fue fotografiado), gracias o a causa de la performance que Yann Leto proponía allí con dos strippers contorneándose en una barra americana: «Es una decisión del comité que nosotros no podemos sino acatar –explican Nacho Ruiz y Carolina Parra, sus directores–. No es algo que podamos plantearnos como una gran decepción, aunque sí que va a suponer que reconduzcamos nuestra estrategia. Y no queremos creer que la atención que suscitamos este año haya sido óbice para dejarnos fuera este año. Lo cierto es que es la primera vez que nos rechazan en una feria y no sabemos aún cómo encajarlo». No todas las esperanzas están perdidas: T-20 llegará a ARCO, aunque sea por una puerta secundaria, a través de los Solo Project, para loque ha sido necesario la invitación de uno de sus comisarios, en este caso, la de Emiliano Valdés, curator de la Tate Modern. La misma aritmética se aplica para The Goma, que tampoco estará en el programa general y que pasará a mostrar su propuesta el próximo año en Opening.

También se quedan fuera Espacio Líquido o Ángeles Baños. Esta última entró por primera vez en 2014, con un estand bien valorado por la crítica. De hecho, uno de sus artistas, Andrés Pachón, se alzó con el premio ArcoBeep de la feria: «No sé qué es lo que ha ido mal. Yo he presentado un proyecto a la altura del de la pasada edición y el año que viene volveré a intentar estar en ARCO de nuevo. Ya hemos demostrado que sabemos trabajar con profesionalidad. No sabemos hacerlo de otra manera. Habrá que volver a ganarse la confianza del comité». Ese comité al que se refiere la galerista pacense está conformado por diez galerías (la mitad españolas), entre las que se encuentran Luciana Brito, Pedro Cera, Visor, Christopher Grimes, Leandro Navarro, Mor Charpentier, Parra y Romero, Travesía Cuatro, Poligrafa y Thomas Schulte.

«Llegar a ARCO supone un salto cualitativo fundamental, mayor visibilidad» (etHall)

Jugar en otra liga

En el otro bando, las recién llegadas. Firmas como Rafael Pérez Hernando, Sabrina Amrani, García Galería y Louis 21 (todas ellas de Madrid). También tiene motivos para congratularse la barcelonesa etHall, que contará con estand en Opening, la sección de la feria dedicada a galerías con menos de siete años de vida y que, en 2015, por vez primera se abre también a las españolas: «Estamos muy contentos –relata Jorge Bravo, su director–. Llegar a ARCO supone un salto cualitativo fundamental. Ante todo supone mayor visibilidad de tu proyecto, pero significa además defender a tus creadores en un foro muy importante, acceder a otro tipo de coleccionista». La galería catalana prepara una propuesta con Sergio Prego y Martín Vitaliti, este último, uno de sus artistas estrella.