Vista de la exposición «360 metros cuadrados» de Pedro David, ganador de Nexofoto en la galería Astarté dentro del marco de PHE'14
Vista de la exposición «360 metros cuadrados» de Pedro David, ganador de Nexofoto en la galería Astarté dentro del marco de PHE'14 - abc
«Darán que hablar»

Nerea Ubieto: «Trabajar sin cobrar debería ser la excentricidad»

Ha entrado pisando fuerte en el ámbito del comisariado. Nerea Ubieto combina la gestión de exposiciones con su papel como crítico en la web. Ella es de los que «Darán que hablar»

Actualizado:

Nombre:Nerea Ubieto. Lugar y año de nacimiento: Zaragoza, 1984. En la actualidad vive en Madrid. Estudios: Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza. Master en Mercado del Arte y Tasación en el Instituto IART de Madrid. Diplomada en Crítica de Arte y Gestión Curatorial por el Instituto de Estudios Críticos a distancia de México

Qué le interesa. Lo que más me interesa y apasiona de mi trabajo es el trato y el diálogo directo con los artistas. En todos mis proyectos procuro realizarles entrevistas para profundizar en su obra. ¡Disfruto y aprendo muchísimo así! En cuanto a temáticas, suelo tender a discursos filosóficos: la construcción identitaria, los límites y las pasiones del ser humano, las relaciones interpersonales…Por otro lado, debido a mi trayectoria, los formatos que más suelo emplear son la fotografía y el vídeo.

De dónde viene. Los proyectos que más visibilidad han tenido son la proyección Fronteras blandas, que comisarié para La Fábrica, y tuvo lugar en Fundación Telefónica dentro del marco de PHE 2014 y la exposición de vídeoarte en Matadero-Madrid inserta en la programación de la feria Summa 2013. El primero reunía a más de 50 fotógrafos españoles que trabajan en los limites con otros formatos artísticos. El segundo, a ocho videoartistas nacionales e internacionales con obras que reflexionaban en torno al placer. En galerías, tuvieron bastante repercusión New/Old Life para Jugada a 3 Bandas en Blanca Berlín y la exposición del ganador de Nexofoto 2013, Pedro David, en Astarté.

Supo que se dedicaría al arte desde el mismo momento que… El día en el que el artista Eugenio Ampudia nos guió en un recorrido por ARCO a mis compañeras de universidad y a mí, en el último año de la carrera. Nos quedamos todas extasiadas con sus explicaciones y su encanto natural. Y yo era la más «guay» porque Eugenio era amigo de la pandilla de mi madre... Desde entonces, no hemos dejado de compartir ideas y cañas. Le admiro muchísimo como artista y persona.

«Conozco la escena de la creación emergente –aquellos que «darán que hablar»–, porque muchos son amigos»

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el mundo del arte para «sobrevivir»? Me gustaría poder responder algo más morboso, pero en realidad lo más alejado del mundo del arte que he hecho para mantenerme económicamente ha sido dar clases de fitness en gimnasios varios… Aunque, pensándolo bien, eso no tiene nada de raro. Lo más «extraño» ha sido trabajar sin cobrar un duro, una práctica muy extendida en este sector.

Su «yo virtual». La verdad es que tendría que moverme más en este ámbito, pero a veces me parece un ejercicio absorbente. Tengo perfiles en Twitter y Linkedin, aunque el que más utilizo es Facebook,, muchas veces como herramienta para contactar con los artistas. Tenía un blog sobre fotografía, pero está muy desactualizado. En algún momento me gustaría retomar la idea y hacerme una web, sobre todo para colgar los textos y proyectos que he realizado. Consulto muchos blogs y revistas de arte, pero habitualmente: Input, Nicola Mariani, Arteinformado, PAC, Siete de un Golpe, Art Mad y Semiramis en Babilonia.

Dónde está cuando no hace arte. Escribo para la revista de arte contemporáneo Input; soy gestora del concurso de fotografía iberoamericano Nexofoto, cuyo lanzamiento va a realizarse próximamente; colaboro con el presidente de Ars Fundum, Miguel Soler-Roig y, puntualmente, con el portal Arteinformado. A parte de eso, ¡lo que me echen! No suelo cerrarme a nada.

Qué se trae ahora mismo entre manos. Estoy preparando la exposición In&out/Up&down con dos de mis artistas más queridos, Olalla Gómez y Javier Núñez Gasco, para el espacio alternativo Salón, gestionado por Ángela Cuadra. Os invito a que paséis a verla en noviembre, si es que os atrevéis a entrar… Es una propuesta arriesgada, como no se podía esperar menos de este par de fenómenos. También intento estar atenta a las convocatorias de comisariado: Comisart, Can Felipa… Ahora mismo estoy con la de las torres Hejduk para los seleccionados en el IV Encontro de Artistas Novos junto con la comisaria Mary Carmen Velasco. Estamos congeniando muy bien. ¡A ver si nos sale!

«Mis grandes referentes en el mundo del arte son personas para las que he trabajado»

Le gustará si conoce a... Mis grandes referentes en el mundo del arte son dos personas para las que he trabajado: el comisario Alejandro Castellote y la galerista Blanca Berlín. Ejemplifican para mí el trabajo duro y bien hecho sin pedantería ni alardes de los que sobran a patadas en este mundillo. Por otro lado, en crítica y comisariado, sigo de cerca a Oliva María Rubio, Bea Espejo, Javier Díaz-Guardiola, Fernando Castro Flórez, Tania Pardo…Y a nivel internacional citaría a Hans Ulrich Obrist, Borys Groys, Nicolas Borriaud, Cuauhtémoc Medina…¡Ah! Como referente en el coleccionismo, la maravillosa Pilar Citoler.

Entre los de mi generación, los comisarios Bernardo Sopelana, las chicas de Vector Cultural y Beatriz Alonso. Y artistas, aparte de los que he nombrado ya…Solimán López, Raisa Maudit, Dalila Gonçalves, Javier Chozas, Edurne Herrán, Rosana Antolí…¡No acabaría!

¿Por qué tenemos que confiar en ella? Supongo que lo que más me acredita es mi entusiasmo y mis ganas de trabajar. Me emociono con cada proyecto que hago y disfruto transmitiéndoselo a los demás. No creo en un arte elitista, sino en uno cercano al mismo tiempo que reflexivo. Me interesa generar propuestas que puedan llegar a todo el mundo. Por otro lado, conozco de primera mano la escena de la creación emergente –aquellos que «darán que hablar»–, porque muchos son buenos amigos.