Lo más sobresaliente de Ron Arad se muestra en la galería IvoryPress
«Blame the Tools», prototipo de Ron Arad - abc
diseño

Lo más sobresaliente de Ron Arad se muestra en la galería IvoryPress

Arranque de temporada es sinónimo en IvoryPress de arquitectura y diseño. Su apuesta durante las próximas semanas será el israelí Ron Arad, que repasa su trayectoria

Actualizado:

Es afición del diseñador israelí afincado en Londres Ron Arad darle títulos elocuentes a sus exposiciones. Títulos definitorios como «No Discipline» (Sin disciplina), «Restless» (Inquieto) o «In Reverse» (Hacia atrás), han capitaneado hasta ahora las grandes muestras que sobre su obra se han hecho en museos como el Pompidou, el MoMA o el Design Museum de Holon. En todos los casos, el título informaba el contenido, afectaba de forma muy directa y se convertía en una especie de leitmotiv, un preciso punto de vista, de manera que lejos de ser meras retrospectivas, las muestras se convertían en verdaderas declaraciones de intenciones del autor; e, incluso, la mecha que provocaba la polémica y controversia, algo muy común para un creador cuya exuberante obra a nadie deja indiferente. No ocurre así con la exposición que se abre ahora en la madrileña galería IvoryPress.

Con enjundia

En este caso, la cita no tiene título, pero no por ello, menos enjundia. Según cuenta Arad, la idea surge a partir de una visita de Elena Foster a su estudio: «Es una persona entusiasta y llena de energía. La sensación que tuvimos con su llegada fue la de que se abría una ventana y entraba aire fresco. Juntos pensamos qué cosas íbamos a enseñar en Madrid y me animó a añadir piezas que no se me habían ocurrido. Finalmente, llegamos a definir este contenido, que es una mezcla de objetos de distintas épocas, técnicas, materiales y disciplinas. No es una retrospectiva, más bien una reunión de piezas que dan una idea de en qué consiste mi trabajo; el hilo conductor soy yo, mi manera de enfrentarme al proceso».

Sus dibujos se enseñan por primera vez. Tan expresivos como sus piezas y muchos más asequiblesArad es diseñador, arquitecto, artista. Ni es fácil encasillarlo ni él está interesado en ese tipo de catalogaciones trasnochadas en un mundo en el que los trasvases entre disciplinas están a la orden del día. Lo que sí le interesa es despertar en la gente la idea de que no tienen que aceptar que las cosas sean como otros les han dicho que deben ser, que existe la posibilidad de otros modos de hacer. Y es esa búsqueda la que le inspira curiosidad y actúa como motor de su investigación, siempre a la caza de nuevos materiales o tecnologías a los que hincarles el diente: «Con esta exposición pretendo que la gente disfrute, que haga conexiones que no son tan evidentes, que se sorprendan, que descubran mi trabajo. Es una muestra relajada y muy generosa con el público de Madrid, y espero que la gente pase por aquí a practicar el ping-pong».

La mesa de ping-pong en cuestión es ya un clásico de sus exposiciones. Por supuesto, la ha diseñado él y es metálica y ondulada, con lo cual les aviso que jugar en ella romperá todas sus ideas preconcebidas sobre el juego. Un aperitivo que además les prepara la mente para lo que van a ver.

Girar, saltar, elevarse

Piezas no muy recientes (ninguna de los primeros tiempos), de ediciones limitadas, como la estantería de la serie RTW (1996), una rueda que cuando gira por la habitación mantiene los estantes del interior paralelos al suelo; o la mecedora de la serie Blo-Void (2006), que utiliza una novedosa tecnología de inflado del aluminio.

También obras de diseño industrial, como la cubertería Pirouette, de WMF (2010), cuyos mangos se despegan del mantel y hacen equilibrios en el aire; o la colección DoLoRez (2008), de Nani Marquina: alfombra y asiento con aspecto de imágenes pixeladas. Pionero en el uso de la impresión 3-D, esto se muestra en Hot Tango, uno de los primeros experimentos que se hicieron con lo que entonces se llamaba rapid prototyping.

«El hilo conductor de la muestra soy yo, mi manera de enfrentarme al procesoY en las antípodas de esta tecnología, que permite fabricar a partir de un dibujo, sin modelo previo, se muestran algunas trabajos recientes y realizados con las manos en la masa, como en los primeros tiempos, como Blame the Tools, (Culpa a las herramientas), un modelo de Fiat 500 hecho de varillas y placas de acero inoxidable, que se acaba de mostrar en la Royal Academy. Los que conozcan bien el trabajo de Arad quedarán sorprendidos por la cantidad de dibujos que se enseñan por primera vez. Tan expresivos como sus piezas y muchos más asequibles: «Por hacer un símil musical, esta exposición no es un álbum de concepto, sino un compilatorio, pero con una selección muy bien escogida, la mejor que puedo hacer hoy».