Cultural

Cultura

Cultural / ARTE

Blanca Muñoz: «La escultura es una actitud mental»

Día 10/01/2013 - 18.44h
Temas relacionados

Desde el jueves, la Sala Alcalá 31 alberga la primera retrospectiva de la escultora Blanca Muñoz. Una artista que ha luchado por dotar de ingravidez a la técnica

Blanca Muñoz: «La escultura es una actitud mental»
isabel permuy
Blanca Muñoz en su estudio de Madrid

«Si hubierais llegado unas horas antes, la luz sería completamente diferente». La que así habla es Blanca Muñoz (Madrid, 1963), refiriéndose a su estudio, situado en el populoso barrio de Vallecas, en Madrid. «¿Vive aquí?», le pregunta la fotógrafa que me acompaña para ilustrar este reportaje. «No -le responde-. Pero casi. Eso es una cosa que tuve muy claro siempre: separar el trabajo del descanso. Aunque he estado en locales de todo tipo, nunca me he sentido tan cómoda como en este, un espacio que incluso creo que ha cambiado mi manera de hacer escultura. Aquí me cabe todo. Aún recuerdo cuando comenzaba, cuando me metía con los materiales en habitaciones de dimensiones más reducidas; y cómo, al acabar, aquellas varas y aquellas planchas habían dado lugar a algo tridimensional que no podía sacar por la puerta. Este lugar tiene dos alturas. Y cuando paro para comer o para reposar, desde arriba, puedo contemplar la obra. Me convierto en su espectador. Tengo la sensación de que esa es una fase decisiva para mí en la creación de la escultura».

Blanca Muñoz: «La escultura es una actitud mental»
abc
Escultura de B. Muñoz

Si hubiéramos llegado un par de horas antes, como especificaba Muñoz, habríamos coincidido con el camión de la Comunidad de Madrid que venía a recoger las últimas obras que formarán parte de la retrospectiva que la próxima semana inaugura en la sala Alcalá 31 y que repasa toda su trayectoria. «Llevo desde octubre sin entrar en el taller. Estos meses han sido de documentación y selección de las piezas que mejor encajarían en la cita».

Al pie del taller

Es cierto que todo allí está muy recogido, con las herramientas dispuestas de forma ordenada sobre las dos mesas de trabajo. «De todas formas -nos explica- no creas que la apariencia sería muy distinta si estuviera en plena faena. Soy muy metódica trabajando. No me gusta mezclar cosas. Empiezo una obra y la acabo. Y cuando esto sucede, la saco de mi entorno. De hecho, ni siquiera tengo piezas mías en casa. No falto ni un día al taller. Ahora que he estado tan apartada del trabajo manual, me he dado cuenta de que tengo mono, de que la escultura es una actitud mental, más que una labor física».

Blanca Muñoz: «La escultura es una actitud mental»
abc
Una de las joyas de B. Muñoz

Me intereso por el título de la retrospectiva. «Circunnavegación». Muy propio para una creadora, Premio Nacional de Grabado en 1999, que tanto se ha interesado por el universo, por el cosmos, por las fuerzas gravitatorias: «Hace alusión a mis vueltas en torno a la disciplina. La muestra recoge veintidós años de actividad, y es un paseo alrededor de mi pensamiento sobre lo que es la escultura. Creo que la espacialidad es el único asidero de mi obra. Y que me moriré sin abarcarlo del todo. Si hay algo a lo que he sido fiel durante tanto tiempo es al deseo de crear ingravidez con las piezas, a intentar que parezcan etéreas, sin tender al recurso fácil de colgarlas de un hilo. Cada vez me considero más anclada a la tierra, y hago piezas más gustosas de tocar. Pero no es mi intención: me gusta esa cosa fría y lejana de los objetos flotando en el espacio. Estoy satisfecha con mis resultados. No me he derrumbado».

El sentido de fidelidad

Habla de «fidelidad» una autora que ha experimentado con todas las disciplinas. Que se licenció como pintora para cultivar la escultura, la obra pública, el dibujo, la gráfica y, más recientemente, la joyería. Que en 1997 llevó a cabo un proyecto performántico nacido de una colaboración con el percusionista Juanjo Guillén y la Orquesta Nacional de España, en el que una bailarina invitaba a descubrir la escultura desde sus movimientos y a través de la música. De todo ello da fe esta muestra. ¿Podemos entonces seguir considerando a Blanca Muñoz como una escultora?: «Sin lugar a dudas. Porque en todos los casos ha predominado mi interés por lo espacial. Ya incluso, cuando estudiaba Bellas Artes, era evidente que lo mío era el volumen. Y por eso el plano se me quedó corto muy pronto. Mi obra gráfica era muy pictórica, pero me salí del papel. Entonces empecé a introducir las varillas. Ahora me doy cuenta de que, paradójicamente, era más ortodoxa cuando era más joven. Cuando comienzas te exiges mucho, pero eres más rígida en las formas. Con el tiempo acabas con muchos prejuicios. Me he despegado de los asideros teóricos. Ahora puedo ponerme a hacer esculturas sin tener que dibujar. Puede sonar cursi, pero de lo que se trata es de escuchar a los materiales. Y la experiencia te dice que no pasa nada por cambiar, por equivocarse, por hacer cosas diferentes, porque, en el fondo todo sirve; lo haces tú. Todo es constructivo. Como introducir colores en la escultura. Eso no lo había hecho hasta ahora».

Blanca Muñoz: «La escultura es una actitud mental»
abc
«Tabú», de B. Muñoz

Muñoz se refiere a «Tabú», su obra más reciente, con la que cierra una década dedicada al azul y se abre a la multiplicidad de tonalidades y a nuevos vericuetos. «Tabú» se convierte en broche de oro de un recorrido en el que se suceden otros sonoros nombres («"Antenae", "Candombe", "Macaúba"... Podría escribir un libro con esos títulos. Para mí son los capítulos de mi novela vital»): «Por primera vez agrupo todas mis disciplinas. Me ha alegrado reencontrarme con mis maquetas, que nunca realicé para exponer, pero que son el germen de todo; así como haber encontrado una fórmula para que la escultura pública también entre en la exposición, gracias a las fórmulas audiovisuales. El resultado refleja que uno no puede escapar de sí mismo. Y me ha dado confianza. He trazado una línea y todo tiene sentido. Solo ahora lo veo».

La noche entra en el estudio de Blanca Muñoz. Y en la oscuridad, sin que nos disturben los sonidos del exterior, se hace más fácil imaginar su aspecto a pleno rendimiento, cuando las lijadoras pulen el metal; cuando las radiales hacen saltar las chispas... Algo que no habríamos podido sentir si hubiéramos llegado unas horas antes.

Blanca Muñoz

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.