Es Noticia

Polanski: «El arresto en 2009 fue lo más duro que me ha pasado desde el asesinato de Sharon»

El director de cine habla con Vanity Fair acerca de su detención e intento de extradición a Estados Unidos en 2009

Polanski: «El arresto en 2009 fue lo más duro que me ha pasado desde el asesinato de Sharon»
Roman Polanski en el Festival de Cine de Zurich en 2011, recogiendo el premio honorífico a su carrera - reuters
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En torno a la vida de Roman Polanski siempre ha girado la polémica, y su condición de hombre hermético ha contribuido con alargar el misterio del polaco. La revista Vanity Fair ha publicado una entrevista en la que el director de 80 años habla acerca de su detención en 2009, en la que dice que se había sentido «más perseguido» a raíz de ese momento que en las tres décadas de acusaciones de violación desde que fuese detenido por primera vez en 1977, según cita The Guardian.

El ganador de un Oscar por «La semilla del diablo», «Chinatown» y «El Pianista», dijo que el arresto fue el golpe más duro que ha tenido desde el macabro asesinato de su esposa Sharon Tate por Charles Manson en 1969, y el circo mediático que se montó posteriormente: «Esto ha sido lo más parecido al asesinato de Sharon y lo que vino después».

En 2009, Polanski había sido invitado a participar en el festival de cine de Zurich, pero fue detenido en relación con los cargos pendientes que arrastra desde 1977. El director lucho contra la extradición durante los dos meses que pasó en una cárcel suiza, seguido de varios meses bajo arresto domiciliario en su chalet en la estación de esquí de Gstaad, Suiza, antes de que las autoridades dijeran que no podían extraditarlo a EE.UU.

Polanski fue acusado de emborrachar, drogar y violar, a Samantha Geimer, una niña de 13 años de edad, durante una sesión de fotos para una revista en la casa de Los Ángeles de su amigo Jack Nicholson. Polanski fue acusado inicialmente de seis delitos graves, incluyendo violación mediante el uso de drogas, abuso de menores y sodomía, pero el único cargo por el que fue declarado culpable fue por el de mantener relaciones sexuales ilícitas. Ese mismo año, el cineasta huyó de EE.UU a Francia, después de que quedase claro que podría enfrentar una condena de 50 años. En un principio, Polanski llegó a un acuerdo con el fiscal de pasar 90 días en prisión en varios plazos, de los cuales llegó a cumplir los primeros 42.

«Fue un shock enterarme de que no había terminado, una vez que te dejan salir de la cárcel, con el abogado esperando afuera. En ese momento, parado allí, en tu mente ves que todo se ha terminado. Se acabó para siempre», dijo Polanski a Vanity Fair. «Y entonces el juez cambió de opinión. Así que tengo que volver a la cárcel, y nadie sabe por cuánto tiempo. Simplemente no podía volver a pasar por eso».

Eterna polémica

El director, negó haber estado viviendo como un fugitivo en Europa. «He estado moviéndome libremente durante 32 años», dijo en relación a los proyectos que le han llevado a vivir entre España, Alemania, Italia, Suiza y Túnez.

La entrevista de Vanity Fair ha surgido por delante de un nuevo documental, «Roman Polanski: Odd Man Out», que se estrena a finales de septiembre en la televisión estadounidense. El documental vuelve a dirigirlo Marina Zenovich, responsable en 2008 de «Roman Polanski: Wanted and Desired», que inspiró a varios abogados estadounidenses para reabrir el caso contra el director después de 30 años.