Cine

Cine / actualidad

Críticas de los estrenos navideños

Día 28/12/2012 - 02.13h
Temas relacionados

«Los miserables», «¡Rompe Ralph!» y «Woody Allen: El documental», novedades de estas fechas tan señaladas

«LOS MISERABLES» ****

OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE

No hay muchas posibilidades de encontrarle pegas narrativas o dramáticas a la obra original de Victor Hugo y supongo que tampoco muchas a la música que creó para ella Claude-Michel Shönberg; por lo tanto, para arrancarle un pelo al tigre de «Los miserables» habría que arriesgarse con la puesta en escena, las interpretaciones o eso tan íntimo que llamamos «ritmo». A mi modo de ver, esas posibilidades de encontrar pegas no mejoran, al menos en los dos aspectos primeros: una puesta en escena gloriosa, cuya perplejidad ya se plasma desde su secuencia inicial, babilónica, en los astilleros, y unas interpretaciones magníficas en la doble empresa de sus protagonistas, cantar con brillo y actuar con pleno y acertado dramatismo.

En esta doble empresa, tanto Hugh Jackman, como Russell Crowe y Anne Hathaway están impresionantes en su física como en su química con los personajes, aún teniendo en cuenta el órdago que les echa continuamente el director, Tom Hooper («El discurso del rey»), al someterlos a impúdicos y eternos primeros planos secuencia donde la voz tiene que estar a la altura de los sentimientos, y los sentimientos, a la altura de su vorágine sentimental. Y no sólo el trío dramático esencial (Valjean, Javert y Fantine), cuyos soliloquios y, en especial, el conmovedor de Anne Hathaway, son el alma de la historia y el gran rostro de la película, sino también el de ese fondo romántico, revolucionario, ético y épico encarnado en un gran segundo plano visual y actoral, con personajes arriesgados (como la pareja bufa de Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter) o en ese triángulo sentimental formado por Cossette, Eponine y Marius, quizá más «blandiblup» pero que sitúan con encanto en el contexto Amanda Seyfried, Samantha Barks y Eddie Reydmayne.

Naturalmente, siempre queda el recurso de criticar el «ritmo» en una obra grandiosa y que dura más de ciento cincuenta minutos, que suba, que baje, se entretenga, se pierda o se encuentre... Hooper combate ese grumo o sensación de «cansancio» con el hallazgo de momentos, tensiones o personajes como ese pequeño Gavroche, el niño que encarna el espíritu agitador y renovador de la obra de Victor Hugo, y que interpreta marsellescamente Daniel Huttlestone. Tan difícil como hacer esta gran película resulta, pues, criticarla.

«¡ROMPE RALPH!» ****

J. CORTIJO

Pues sí, confesémoslo desde ya: más o menos por la época en que Naranjito corría la banda, servidor y compañía agotábamos las existencias de monedas de cinco duros de carteras, huchas y rendijas, ignorábamos que el «Comecocos» se llamaba en realidad «Pac-man», aprendíamos música clásica al escuchar la «Para Elisa» entre nivel y nivel del «Phoenix», contábamos los pasos para encajarle un directo a la mandíbula a Bald Bull en «Punch-Out», y nos dejábamos los dedos a ras de muñón apretando frenéticamente los botones del «Hyper Sports» para alcanzar al Carl Lewis de turno. Seguramente por eso no se nos ha ido la sonrisa más beatífica durante los 101 minutos que dura la mejor película de animación del año (y algo más). Pero, no nos engañemos: si en vez de ser una rata de salón recreativo hubiésemos pasado la infancia en un iglú jugando a los dados con cubitos de hielo, la sensación de felicidad hubiese sido la misma. Bueno, parecida.

Porque «¡Rompe Ralph!», igual que su gran corto telonero, «Paperman», es un derroche no solo de guiños o codazos cómplices, sino de imaginación burbujeante, prodigio cartoon, puesta en escena intachable y hallazgos arcade (esa convención de «malos anónimos», esa «central station» jugona, ese choque entre vieja escuela y nuevas generaciones ocho veces más caras...). Tanto, que no hay que perder el tiempo anotando las gotas de Pixar en su ADN. De acuerdo que adivinamos «Toy Story» o «Monstruos, S.A.», pero también «Alicia en el país de las maravillas», «El mago de Oz», «La bella y la bestia», «Cenicienta» o «La isla del tesoro». Si les queda algo suelto de la sangría navideña, echen una moneda a esta mágica máquina. Aunque no peinen canas, lo agradecerán.

«WOODY ALLEN, EL DOCUMENTAL» ***

O. R. MARCHANTE

atrapar a Woody Allen en un documental es como comerse una manzana atada a un hilo y sin usar las manos. Woody Allen, un tipo extravagante y con un ingenio singular, hace una película al año y siempre tiene otra cosa de qué hablar cuando le preguntan. Aunque ya lo ha dicho todo sobre sí mismo, sobre Dios, sobre el amor, el sexo, la pareja, la cultura y los extraterrestres, lo ha hecho de forma caótica y con la cara de alguien al que le queda todo por decir...

La voluntad de Robert B. Weide al hacer este documental es dar la impresión de que organiza ese caos que es la vida y la obra de alguien tan minucioso como Allen. Pura contradicción. Pero el caso es que la película es narrativamente muy ordenada en lo cronológico y en lo visual: vemos al Allen niño, al primer Woody que hacía chistes marcianos en los garitos de Nueva York, al Allen exprimido en las primeras películas y al exigente de las que vinieron después. La mezcla es suave, archivo fotográfico, televisivo, cinematográfico, declaraciones de «su gente», colaboradores, actores, amigos...

Se pasa de puntillas por su zona oscura, y la guinda, es decir, él mismo hablando (algo) de sí mismo, de su modo arcaico de trabajar y de su modo irónico y muy actual de pensar. No hay puerta para entrar al fondo del personaje y de su talento, pero sí deja este documental la impresión de ventana abierta al friso de su filmografía, aunque el personajillo se quede atado de ese hilo mientras que uno intenta en vano mordisquearlo.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Kunstmuseum de Basilea ha cerrado durante poco más de un año y, gracias a un acuerdo con España, ha cedido gratuitamente sus obras maestras al Reina y al Prado
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo bello
lo útil
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.