Fernando Savater: «Soy un jubilado jubiloso»
Fernando Savater, ganador del Primavera de novela - EFE

Fernando Savater: «Soy un jubilado jubiloso»

El pensador abrazala ficción con «Los invitados de la rincesa», premio Primavera

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Fernando Savater se ha dado un festín literario on the rocks: encerrado en su despacho, dominando un puro y un güisqui, ha sido el amo del mundo escribiendo «Los invitados de la princesa» Premio Primavera de novela, de Espasa; 200.000 euros; otorgado por un Jurado presidido por Ana María Matute, e integrado por Antonio Soler, Ángel Basanta, Ramón Pernas, Ana Rosa Semprún y Miryam Galaz. Savater convida en esta sensación beatífica a Bocaccio, Ray, Lovecraft, Chaucer... desde la mirada a lo Tintínde un joven periodista donostiarra enviado a cubrir el congreso «Festín de la cultura» en Santa Clara.

El autor explicaba ayer a ABC que cuando escribe ficción y literatura está lleno de referencias y agradecimientos a autores, personajes, situaciones, géneros, que me han gustado mucho. Y esta novela está también repleta de esos guiños». Lo suyo ha sido un festín literario sin parodia: Parodia no; hay ironía, humor, está relatado, digamos, en serio, no tiene intención paródica esta novela, en la que a veces hay alguna broma, algún personaje más caricaturizado que otros...».

Cuando los congresistas aterrizan en la isla de Santa Clara, la erupción de un volcán obliga a cerrar el espacio aéreo y los personajes son atrapados por unos terroristas llamados «Irene»: «Es un grupo terrorista un poco así “fantástico”, no muy feroz a pesar de que ha cometido crímenes. No son de los peores, están ya un poco en fase de jubilación. Eso sí, son más benévolos que los de ETA, una lacra que todavía está ahí, como también están otros que se empeñan en hablar pidiendo cosas y diciendo que hay que dárselas para que todo siga bien. Los terroristas de mi novela sobrevuelan ahí como una amenaza para los congresistas, y en algún momento interfieren y les dan un susto. Los nuestros son peores».

Confiesa Savater que, de todos los libros que ha escrito, «Los invitados de la princesa» es el que más le ha hecho disfrutar: «Y el que más me ha divertido y durado. Yo, que soy bastante rápido escribiendo, he estado casi dos años gozando con esta novela porque me lo pasaba bien. No quería que se acabara, deseaba que perdurara. Me encantaba refugiarme en ella».

En Fernando Savater no se aplica el axioma que proclamaba el inolvidable Pepe Isbert en «La gran familia» con su ronquera abisal: «¡Jubilado jorobado!, la misma palabra lo indica». «No, no —responde Savater—. Yo, ¡jubilado jubiloso! Como jubilado estoy jubiloso. Yo creo que la fase mía como profesor ha sido muy importante, y gratificante, pero eso ya está. Han sido cuarenta años dando clases, ya los he pasado, y ahora estoy en otra parte de mi vida y me gustaría dedicarme a escribir ficción, a hacer novela. Hay que vivir varias vidas. Una sola no basta».

¿Se jubila de la filosofía por la ficción? «Ya he dicho todo lo que tenía que decir, y ahora puede que dé alguna conferencia, pero esa es una fase pasada de mi vida; ahora me voy a dedicar a la ficción. Espero que con esta novela, además de haberme divertido yo, se diviertan los lectores».