La alcaldesa de Santander, Gema Igual, el ministro de Cultura, José Guiraoy el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel durante la firma del convenio
La alcaldesa de Santander, Gema Igual, el ministro de Cultura, José Guiraoy el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel durante la firma del convenio - EFE

Luz verde al centro asociado del Reina Sofía en Santander

El Archivo Lafuente se exhibirá en la antigua sede del Banco de España, que también albergará exposiciones con fondos del museo. Se inaugurará en 2021 ó 2022

SantanderActualizado:

Santander dio ayer un paso clave para seguir avanzando en su «anillo cultural», una suerte de Paseo del Arte de Madrid, conformado por los museos del Prado, Thyssen-Bornemisza y el Reina Sofía. La capital cántabra contará con su propio triángulo de pinacotecas, pero concentradas en un espacio más reducido, de unos centenares de metros, y con vistas a la Bahía, una de las más bonitas del mundo.

El centro de arte ubicado en Atocha saldrá, por primera vez en su historia, de su emplazamiento en Madrid para instalarse en la capital cántabra, como un centro asociado con el Archivo Lafuente, que reúne la colección documental de arte moderno y contemporáneo más completa de Europa.

En los otros dos vértices se sitúan el Centro Botín —diseñado por el italiano Renzo Piano y que hace un año abrió sus puertas asomado al mar Cantábrico— y la sede social del Banco Santander, que remodelará otro prestigioso arquitecto, el británico David Chipperfield, para albergar la colección artística de la entidad financiera.

A ambos proyectos, uno ya en funcionamiento y otro en marcha, se suma por fin el centro asociado al Museo Nacional Reina Sofía ligado al Archivo del coleccionista y empresario cántabro José María Lafuente, que se implantará en la antigua sede del Banco de España en la ciudad y cuya inauguración se espera para 2021 ó 2022.

Seis años después de gestarse, el proyecto museístico —del que se descolgó el Gobierno de Cantabria con el cambio del PP al PRC-PSOE que preside Miguel Ángel Revilla— dio ayer su primer paso para ser «una realidad», con la esperada firma del convenio para su implantación, a cargo del director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel; el ministro de Cultura, José Guirao; y la alcaldesa, Gema Igual, y en presencia de Lafuente y del presidente del Patronato del Museo Nacional, Ricardo Martí Fluxá.

En base al documento firmado, el ayuntamiento destinará cerca de 10 millones de euros de las arcas municipales a la rehabilitación y adecuación del edificio que albergó el Banco de España, construido en 1924 y en desuso desde 2012. El inmueble acogerá los fondos del Archivo, compuesto por cerca de 120.000 documentos —entre libros, revistas, carteles y otros impresos efímeros, dibujos, manuscritos, bocetos, collages, cartas, fotografías y libros de artistas, a los que se suma un número destacable de piezas como pinturas, esculturas y obra gráfica— y valorado en más de 15 millones.

Pero la antigua sede financiera —que Patrimonio del Estado está a punto de ceder al ejecutivo autonómico, encargado de autorizar las competencias museísticas— también exhibirá fondos del Reina Sofía, a través de al menos una exposición temporal y otra permanente. La fusión de la pinacoteca con el Archivo generará un proyecto expositivo que estará muy vinculado a la investigación y propiciará acuerdos y colaboraciones con los centros de arte más importantes del mundo.

Hermano mayor

«Hoy (por ayer), con contundencia y seguridad, decimos que el Reina Sofía va a llegar a tener un centro asociado en nuestra ciudad y que vamos a tener el mejor de los espacios expositivos vinculado a la investigación», destacó tras la firma la alcaldesa de Santander, que recordó la implicación en el proyecto de su antecesor en el cargo y exministro de Fomento, Iñigo de la Serna, y de otro santanderino, José María Lassalle, en su etapa como secretario de Estado de Cultura, así como de Borja-Villel.

El director del Museo Nacional habló de un «encuentro entre dos realidades, dos escalas distintas, que crean una nueva», en alusión a la fusión de dos colecciones de primera magnitud para generar una institución nueva, en la que el Reina Sofía ejercerá de «hermano mayor» y aportará «una mayor complejidad temporal, contactos internacionales complementarios» a los del Archivo Lafuente, que aportará por su parte «la especificidad». El ministro destacó que es la «primera vez» que la pinacoteca y una ciudad tienen un centro asociado y, también, que de manera inédita se pone énfasis en una colección como la de Lafuente.