La «Natividad con San Francisco y San Lorenzo», de Caravaggio
La «Natividad con San Francisco y San Lorenzo», de Caravaggio - EFE

El Vaticano se moviliza para localizar el cuadro más buscado del mundo

El próximo lunes, la Santa Sede dará a conocer las novedades sobre el robo de la «Natividad» de Caravaggio, que fue sustraida en una iglesia siciliana en 1969 presuntamente por la mafia

Ciudad del VaticanoActualizado:

El Vaticano ha convocado el próximo lunes un encuentro con el que animará a movilizarse para hallar el cuadro más buscado del mundo, la «Natividad» de Caravaggio, robado en una iglesia siciliana en 1969 presuntamente por la mafia.

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral informó de que en el acto se darán a conocer las novedades sobre el robo de esa joya de Barroco recogidas por la Comisión Parlamentaria Antimafia italiana. Los objetivos de la iniciativa son subrayar la oposición de la Iglesia a las mafias y situar el cuadro «en el centro del debate internacional para que pueda ser encontrado», además apoyar a las instituciones «comprometidas en su búsqueda».

En el foro participarán expertos y autoridades como el historiador Claudio Strinati, el filósofo Vittorio Alberti, la expresidenta de la comisión parlamentaria antimafia, Rosy Bindi, el arzobispo Silvano Tomasi y el comandante de los Carabineros Fabrizio Parrulli. También estará presente un grupo de 150 estudiantes para hacerles comprender lo que implica la pérdida de un «formidable» patrimonio como este.

La «Natividad con San Francisco y San Lorenzo» de Caravaggio, fue robada en la noche del 17 de octubre en 1969 en el oratorio de San Lorenzo, en Palermo (Sicilia). La obra, de un valor incalculable, está considerada como la más buscada del mundo, y es una de las diez piezas artísticas incluidas en la lista de crímenes artísticos del Buró Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense.

Hipótesis

Su robo siempre ha sido atribuido a la mafia siciliana, la Cosa Nostra, y algunos de sus integrantes han aludido al mismo durante sus procesos judiciales. Un mafioso arrepentido, Francesco Marino Mannoia, explicó durante un juicio en 1996 cómo se había robado el cuadro: arrancándolo del marco con una hoja de afeitar, lo que al parecer le había causado importantes desperfectos. Mannoia entonces apuntó a que el lienzo había sido destruido: «Cuando el comprador lo vio se echó a llorar y decidimos destruirlo porque era invendible», aseguró por entonces.

Sin embargo, las esperanzas de encontrar esta obra maestra de Caravaggio resurgieron cuando el sanguinario miembro de Cosa Nostra Giovanni Brusca intentó sin éxito negociar un mejor trato carcelario a cambio de información sobre su paradero. El también mafioso Salvatore Cangemi aseguró en otro proceso que el lienzo no se ha destruido y que se expone durante las reuniones de Cosa Nostra como «símbolo de su poder».

El foro para animar a su búsqueda tendrá lugar en la «Sala Vasari» del Palacio de la Cancillería del Vaticano y se celebrará a pocos días de que se cumpla el 49 aniversario del hurto y un mes después del viaje que el Papa realizó a Palermo, donde rindió homenaje al sacerdote Pino Puglisi, asesinado por la Cosa Nostra en 1993.