Jean-Michel Basquiat, en 1984
Jean-Michel Basquiat, en 1984 - LEE JAFFE / LW ARCHIVES

La luz ultravioleta abre la puerta a descubrir al «Basquiat invisible»

Una conservadora ha encontrado dos dibujos hechos con tinta invisible en un cuadro del artista y sostiene que esta pudo ser una técnica recurrente en su obra

Actualizado:

Ocurrió por casualidad, como tantas cosas. O quizás fue serendipia. El mes pasado, a Emily MacDonald-Korth, una conservadora de arte de Nueva York, le encargaron que determinara la autenticidad de un supuesto Basquiat de 1981 que no tenía título. Se trataba de un trabajo rutinario para ella, que consistía en realizar un análisis de los pigmentos, tomar fotografías técnicas de la obra y observar la misma con luces infrarrojas y ultravioletas. Pero en este último paso, destinado a detectar barnices u otros rastros de reparaciones anteriores, descubrió que aquel cuadro no solo había sido alumbrado por Jean-Michel Basquiat, sino que había estado guardando un secreto durante más de 37 años.

Al observar la pintura con la luz ultravioleta, aparecieron ante sus ojos dos flechas que, dibujadas con tinta invisible, habían pasado desapercibidas hasta el momento. Después de la sorpresa, reparó en que eran formas comunes en la obra del artista, ¿pero por qué las había hecho con aquel material que nadie podía ver? Puede que fueran una simple plantilla sobre la que trabajar, o que fueran una suerte de guiño juguetón. «Solo puedo especular sobre lo que pudo haber estado tratando de hacer utilizando estos materiales invisibles, pero mi opinión es que quizás quería incluir un pasaje oculto dentro del cuadro para que alguien lo encontrara», afirma MacDonald-Korth a ABC.

A la derecha, un detalle del cuadro de Baquiat visto con luz ultravioleta, donde se puede ver una de las dos «felchas invisibles»
A la derecha, un detalle del cuadro de Baquiat visto con luz ultravioleta, donde se puede ver una de las dos «felchas invisibles» - ©Longevity Art Preservation

El hallazgo, más que una meta, es una puerta que abre la posibilidad a conocer otra faceta de este pintor que, a pesar de que estuvo en activo poco más de una década (murió a los 27 años), dejó tras de sí un legado enorme y golosísimo para el mercado. Porque no es la primera vez que se le ha pillado dejando secretos en sus creaciones. Ya en 2012, la casa de subastas Sotheby’s de Londres reveló que su cuadro «Orange Sports Figure», pintado solo unos meses después que este que nos ocupa , escondía una firma invisible en su esquina inferior derecha.

«Este descubrimiento solo agrega otra capa más a la intrigante historia de este autor. Creo que es extremadamente probable que Basquiat usara esta técnica más veces», sostiene la conservadora. Por ello, avanza que seguirá indagando en esta hipótesis en el futuro, pues quizás esas flechas invisibles marquen el camino de una investigación necesaria. «Me gustaría ver otras pinturas y dibujos de Basquiat para tratar de encontrar esta técnica. Espero que los coleccionistas y los museos analicen las obras de Basquiat en sus colecciones y me hagan saber qué encuentran. Estoy muy interesada en catalogar el uso de esta técnica por parte del artista a lo largo de su obra», remata MacDonald-Korth.