Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, en la entrada de la pinacoteca
Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, en la entrada de la pinacoteca - EFE

Tres cuadros de Goya perdidos tras la Guerra Civil regresan a Bilbao

Los retratos, que nunca han sido expuestos al público, pertenecen a una familia noble de Vizcaya y han sido trasladados al Museo de Bellas Artes que dirgie Miguel Zugaza para su estudio y restauración

BilbaoActualizado:

El Museo de Bellas Artes de Bilbao ha acogido para su estudio y restauración tres retratos de Francisco de Goya propiedad de una familia noble de Vizcaya que fueron llevados a Francia al declararse la Guerra Civil.

Según ha explicado el director del museo bilbaíno, Miguel Zugaza, estos tres retratos, que nunca han sido expuestos al público, pertenecen a la familia Adán de Yarza, de Lekeitio (Vizcaya). Se trata de sendos retratos realizados a finales del siglo XVIII por el maestro de Fuendetodos (Zaragoza) que representan, de forma individual, al matrimonio formado por Antonio Adán de Yarza y Tavira y María Ramona de Barbachano, y a la madre del esposo, Bernarda de Tavira y Cerón Cuevas.

Los cuadros fueron sacados de los salones del Palacio Zubieta, residencia de la familia Adán de Yarza, en 1937 por orden del entonces consejero de Cultura del Gobierno Vasco, Jesús María Leizaola, y llevados a Francia, donde, por esas fechas, se había refugiado su propietaria, María Adán de Yarza, a quien se entregaron. Esta mujer, «no regresó nunca a Euskadi, ya que murió en Francia y está enterrada allí», ha precisado Zugaza.

Protección

Los cuadros fueron sacados de Euskadi para ponerlos a salvo de los rigores de la guerra junto con otras valiosas obras de arte privadas y públicas, como las del Museo de Arte Contemporáneo, uno de los dos que en 1945 conformaron el actual Museo de Bellas Artes de Bilbao. Según Zugaza, tras su entrega a su legítima propietaria en Francia, la existencia de estas obras se perdió en el olvido hasta que una de las grandes especialistas en la obra de Francisco de Goya, la inglesa Juliet Wilson Bareau, tuvo conocimiento de que estaban en posesión de sus actuales propietarios, una rama de la familia Adán de Yarza.

«Gracias a esta especialista, las obras se han traído al Museo, donde hemos iniciado el proceso de estudio y restauración que esperamos esté concluido para finales de abril y, si los propietarios de los retratos dan permiso, mostrarlas al público por primera vez desde que fueron pintadas», ha añadido.