Tefaf'12: ¿dónde está la crisis?
Fotografía cedida por la TEFAF de la escultura de Henry Moore «Reclining figure: Curved», que, con un precio de 35 millones de dólares, es la pieza más cara de las cerca de 30.000 que esta feria de arte - EFE

Tefaf'12: ¿dónde está la crisis?

Desde mañana y hasta el día 25 se celebra en Maastricht la mayor feria de arte y antigüedades del mundo, que este año festeja sus bodas de plata

ENVIADA ESPECIAL A MAASTRICHT (HOLANDA) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tefaf, la feria de arte y antigüedades más importante del mundo, celebra por todo lo alto su 25 aniversario. Si ayer la inauguraba la Reina Beatriz, hoy son los coleccionistas más poderosos del mundo quienes hacen cola y abarrotan el Palacio de Exposiciones y Congresos de Maastricht, un día antes de que abra sus puertas al público.

Aquí no hay crisis que valga. Tefaf es una burbuja donde todo es lujo, glamour y poderío. No hay alfombra roja, pero ni falta que hace: hay maravillosas moquetas, espléndidos caterings, preciosos centros de flores... Todo está perfecto y a punto para dar la bienvenida a los verdaderos protagonistas de la feria: los mejores coleccionistas del mundo, llegados impecables, perfectamente acicalados y luciendo sus mejores galas, en sus jets privados y con las visas bien afiladas.

En sus bodas de plata, la feria ha echado la casa por la ventana. Mires donde mires hay piezas fantánticas. La estrella de este año es una excepcional escultura en mármol negro de Henry Moore, «Reclining Figure: Curved», que aparece por primera vez en el mercado. Mide 114 centímetros y pesa 600 kilos. Su precio ronda los 35 millones de dólares. Se exhibe en la galería Landau Fine Art de Montreal.

Y si seguimos hablando de grandes obras, la galería Dickinson de Londres y Nueva York saca a la venta «The Potato Diggers», de Van Gogh. Su precio: 4 millones de dólares.

Van Gogh
Van Gogh

Dicen que las crisis son buenas para el mercado del arte, porque es cuando aparecen las mejores piezas. Y así debe ser, a tenor de lo que hemos visto esta mañana en Tefaf. Daniel Blau, de Múnich, ha traído nada menos que 200 dibujos de Andy Warhol, fechados entre 1950 y 1959. Son obras inéditas, procedentes de la herencia de Warhol. Aparecen por vez primera en el mercado. Una gran noticia para los coleccionistas de este artista, que son legiones. En 2011 arrasó en ventas y en cotizaciones.

Aquí todo es a lo grande. Tornabuoni Art, de París, vende 35 obras de Lucio Fontana y Landau Fine Art, cinco cuadros de Le Corbusier, de la colección de su musa, Heidi Weber. Hay Picassos por todos los rincones. La galería Krugier muestra un maravilloso retrato de su primera mujer, Olga Khokhlova, de 1917. «Abstraktes Bild», un espectacular lienzo de Gerhard Richter, otro de los artistas más cotizados del momento, se ofrece por 5,5 millones de dólares. También encontramos tesoros de pintura antigua, como «La cosecha», de Pieter Brueghel el Joven; una «Mater Dolorosa», de Quentin Massys .

Las crisis son buenas para el mercado del arte, porque es cuando aparecen las mejores piezas

Pero no solo de pintura vive esta feria. Hay muebles de Jean Prouvé, en la galería Downtown François Laffaneur, fotografías de Helmut Newton, Richard Avedon e Irving Penn de Hamiltons Gallery de Londres... Destaca un autorretrato único del pintor Edgar Degas. Esta instantánea, de 1895, muestra al artista en su biblioteca.

En joyería, espectaculares piezas como un colgante en forma de libélula de oro, diamantes y esmalte de René Lalique, maestro del Art Nouveau. También, dos piezas que pertenecieron a Elizabeth Taylor en la galería Didier Ltd de Gran Bretaña (un brazalete de oro con dos acróbatas, diseñada por Michael Ayrton, que lo adquirió la actriz durante el rodaje de «Cleopatra» y un broche abstracto de oro diseñado por Franco Cannilla). En esta misma galería, se exhibe un broche de oro diseñado por Picasso y otro de plata obra de Calder. En una galería norteamericana destacan dos joyas diseñadas por Dalí: unos labios de rubíes, inspirados en los labios de Marilyn Monroe, y el broche «El ojo del tiermpo».

Curiosidades y fuera de venta

Entre las curiosidades, una copa hecha con un coco que perteneció al explorador y naturalista Alexander von Humboldt. No faltan tesoros escultóricos como la última pieza disponibles de una serie de seis figuras en bronce realizadas por Giambologna para el Monasterio Certosa del Galluzzo de Florencia.

La gran estrella de Tefaf es, sin duda, el arte asíático

Una de las ventajas de esta feria es que abarca toda la historia del arte, desde la Antigüedad (Egipto y Mesopotamia) hasta el arte contemporáneo. Descubrimos una bellísima figura egipcia shabti de hace 3.000 años. Pero la gran estrella de Tefaf es, sin duda, el arte asíático. Hay espectaculares piezas en galerías como Ben Janssens Oriental Art Ltd. Precisamente, un grupo de coleccionistas asiáticos tomaban esta mañana buena nota de todas las obras.

Ya fuera de venta, y con motivo de los 25 años de Tefaf, se han organizado dos exposiciones estupendas. Por un lado, la Fundación Custodia de París ha cedido obras maestras del dibujo de artistas como Leonardo, Guercino, Rembrandt, Rubens... Por otro, se exhibe el primero de los coches BMW Art Car, creado por Calder en 1975. Es una auténtica joya. Arranca, pues, el mayor espectáculo del mundo del arte y las antigüedades.