Andy Warhol brinda con Salvador Dalí.  En la página siguiente, «Dólar» (arriba) y «Pistola» (abajo)FOTOS. THE ANDY WARHOL FOUNDATION

«SuperWarhol», príncipe de Mónaco

Bajo el título de «SuperWarhol», el fórum Grimaldi de Mónaco inauguró ayer una exposición retrospectiva del artista pop más famoso, que se podrá visitar en Montecarlo hasta el 31 de agosto

BEATRIZ CORTÁZAR, ENVIADA ESPECIAL
Actualizado:

MONTECARLO. Sin duda alguna, Andy, como le llamaban sus amigos, hubiera disfrutado del boato que se gasta en la corte monegasca y de la gran profesionalidad con la que los Grimaldi ejercen su especialidad mundialmente reconocida: organizar los mejores saraos del planeta, acreditando su capacidad para recurrir a los profesionales más indicados para cada caso.

Porque el responsable del SuperWarhol no es otro que el genovés Germano Celant, un hombre que ha publicado más de cincuenta libros de arte y que estuvo detrás, entre otras muchas, de la magna exposición sobre Giorgio Armani, que acogió el museo Guggenheim bilbaíno hace unos meses. Germano ha puesto el acento en las obras de mayor formato de Warhol y ha recibido la colaboración de todos los museos y coleccionistas privados importantes con obras de Warhol. Como señaló ayer «con esta gran muestra he querido recuperar también las obras menos comerciales de Warhol, he hecho un recorrido por su historia con el fin de cubrir todas sus épocas». Celant ha titulado la exposición «SuperWarhol» haciendo justamente referencia al gran tamaño de las obras expuestas, con cuadros de más de diez metros, que exigen unas salas muy especiales.

Naranja chillón es el color elegido como identidad de esta exposición que se acompaña de una tienda y un pop-bar de lo más Warhol. Lo primero que el visitante se encuentra al acceder al interior de esta cita es un impresionante retrato del autor en naranja sobre fondo negro. El recorrido comienza con estos trabajos: su retrato de Elvis, su versión del «beso» de Bela Lugosi, una imagen de un suicidio, el reflejo del desastre de América; o varios autorretratos con bandera norteamericana incluida (el sueño americano...). Las salas más impresionantes vienen empapeladas con su famoso «Wallpaper» de vacas, de autorretratos, de Maos, está la serie de Marilyn, los retratos de Jackie Kennedy, de Carolina de Mónaco, sus célebres flores, cruces, pistolas, cuchillos, los torsos desnudos, los dólares multicolor, la versión «warholiana» de «La última cena», la serie de la silla eléctrica, las sopas Campbell, las cajas de detergentes.

Paralelamente a la muestra pictórica se puede visitar una selección de sus películas y videos, algunos de los cuales tienen tan curiosos protagonistas como los músicos David Bowie, los Rolling Stones o Lou Reed, que ha abierto la serie de conciertos-homenaje que apoyan como una actividad extra la gran exposición.

En torno a la más completa reunión de cuadros, fotografías y documentos sonoros y visuales de Warhol conseguida nunca, también se han congregado sus amigos y coetáneos para recrear el ambiente que se respiraba en su mítico taller The Factory. Así, tras el concierto de Lou Reed se podrá disfrutar, en jueves sucesivos, de actuaciones como la de John Cale, al igual que Reed, miembro fundador de la Velvet Underground, banda que marcó los primeros años setenta y ahora está de plena moda, habiendo recibido en sus tiempos todo el apoyo de Warhol. «SuperWarhol» es un motivo más para dejarse caer por Mónaco este verano.