El comisario de la muestra, Kôto Toda, frente a originales de Paru Itagaki
El comisario de la muestra, Kôto Toda, frente a originales de Paru Itagaki - Pep Dalmau

Salón del Manga, el edén de la cultura japonesa

La cita barcelonesa acoge por primera vez una exposición con originales de manga

BarcelonaActualizado:

Superados los 140.000 visitantes y con una nuevo récord a la vuelta de la esquina -sólo quedan entradas, y no muchas, para dos de los cuatro días- el Salón del Manga de Barcelona ya no se conforma con ser simplemente el paraíso otaku y aspira a convertirse en todo un edén de la cultura japonesa. Un espacio global y transversal en el que los trazos oníricos de Yoshiharu Tsuge, las películas del legendario estudio Ghibli, las exposiciones de kimonos, los talleres de manga y literatura, y la enésima vuelta de tuerca a «Naruto», «Dragon Ball» o «Pokemon» compartan protagonismo y, sobre todo, capacidad de seducción.

Es por eso que, en su XXIV edición,el salón estrena un nuevo espacio que, bajo el nombre de Japan Experience, reforzará su vínculo con toda la cultura nipona a través de la gastronomía, el idioma (se impartirán clases de japonés), talleres de cocina, origami, cerámica y marcapáginas…. Una inmersión completa en la que no faltan sesiones prácticas de cómo convertirse en una «idol» e incluso la posibilidad de practicar en vivo algunos de los deportes más populares en el manga y el anime.

Se mantiene el espacio -75.000 metros cuadrados- y se pierde un día respecto a la edición del año pasado, pero el salón que arranca este jueves tiene a su favor una raíces cada vez más firmes y asentadas. Buena prueba de ello es la exposición «Lenguaje, objetos y bestias», una muestra que ha conseguido lo imposible: reunir un buen puñado de originales de manga. Nada menos que unos 130, para ser concretos. «El manga se crea con materiales muy baratos, así que es muy fácil que se deteriore. No son obras pensadas para ser expuestas, de ahí esas reticencias a prestar originales»; explica Kôta Toda, comisario de una exposición impulsada por la Agencia de Asuntos Culturales de Japón y el Japan Media Arts Festival.

Un visitante comtempla un apartado de la exposición «Lenguaje, objetos y bestias»
Un visitante comtempla un apartado de la exposición «Lenguaje, objetos y bestias» - Pep Dalmau

En ella, los organizadores reflexionan sobre el concepto de humanidad a partir de una serie de apartados en los que manga, anime e instalaciones audiovisuales exploran comportamientos, deseos e instintos. Esto último, por ejemplo, es una constante en «Beastars», serie de la mangaka Paru Itagaki en la que el protagonista es Legoshi, un lobo antropomorfo que se debate entre su naturaleza carnívora y su voluntad de respetar a los animales hervíboros. «Tiene una forma de preocuparse y de darle la vuelta a los dilemas que es muy humana», destaca Toda. Lo mismo ocurre con «Jasmin», serie de la dibujante Yui Hata aún inédita en España en la que los leones no sólo gobiernan el reino salvaje, sino que clasifican al resto de animales en función de su sabor. Los menos apetecibles no tendrán más remedio que convertirse en esclavos.

Tradición y modernidad

La fricción constante entre tradición y modernidad que alimenta la cultura japonesa está también muy presente en una exposición que lo mismo reúne originales de mangas dedicados a la ceremonia del té -«Hyouge Mono», de Yoshihiro Yamada- o al rakugo -«Showa Genroku Rakugo Shinju», de Haruko Kumota- que explora el drama de la vida con un simulador virtual de creación de sociedades o ahonda en conceptos como la identidad a partir de un anime protagonizado por un televisor abandonado en un desguace. Un salto cualitativo sin duda relevante para un Salón del Manga que, pese a abrir cada vez más plano, no se olvida de sus clásicos y dedica espacios a los videojuegos, al cosplay y a personajes entrañables como Doraemon.

Osamu Tezuka, «Dios del manga» y creador, entre otras cosas, de Astroboy, finalmente no tendrá una exposición, pero sí que se celebrarán los 90 años de su nacimiento con mesas redondas, conferencias y la proyección de «Buda», espectacular adaptación de la obra del dibujante japonés. Sí que estarán en Barcelona, en cambio, autores como el dúo Akira Himekawa («The Legend of Zelda: Twilight princess»); Daisuke Hagiwara («Horimiya»); Eiki Eiki y Taishi Zaou («Love Stage!!») y el animador Masaki Sato, responsable de algunos capítulos de «Dragon Ball» y «Slam Dunk».

Otros dos invitados cuanto menos curiosos son Emika Kamieda, una «exidol» japonesa que explicará sus vivencias, y Junnyan, uno de los personajes más representativos de la moda callejera del barrio de Harajuku.