«La esclusa», de Constable, que sale a subasta el próximo día 9
«La esclusa», de Constable, que sale a subasta el próximo día 9 - SOTHEBY'S

Sale a la venta en Londres una segunda versión de «La esclusa», de Constable

Es posterior a la obra maestra del mismo nombre que Carmen Thyssen sacó a subasta en 2012 debido a sus problemas de liquidez. Se remató en 22,4 millones de libras (27,9 millones de euros)

Ha permanecido en la misma colección familiar durante 160 años y aparece en el mercado por primera vez desde 1855. Parte con una estimación de entre 8 y 12 millones de libras

MadridActualizado:

El próximo día 9 saldrá a subasta en la sala Sotheby's de Londres «La esclusa», de Constable. Al hacerse pública hoy la noticia, todo hacía indicar que se trataba de la obra maestra que perteneció a Carmen Thyssen y que vendió en 2012. Pero responsables de la firma aclaraban a ABC que se trata de una segunda versión, que fue vendida tras la muerte del pintor y que ha permanecido en la misma colección familiar durante 160 años. Aparece, pues, en el mercado por primera vez desde 1855. Pintada entre 1824-5, es una de las tres únicas obras maestras de Constable que quedan en manos privadas. Primero fue propiedad de William Orme Foster, después pasó a su nieto, William Foster. De éste, a su sobrino, Edward Henry Goulburn. Por herencia el cuadro llegó a su primo, padre de los actuales propietarios. Esta obra ha formado parte de numerosas exposiciones. La última, en la Tate Britain, entre abril de 2013 y agosto de 2014. Parte con una estimación previa de entre 8 y 12 millones de libras esterlinas.

La primera versión del cuadro fue vendida por la baronesa Thyssen en 2o12 porque necesitaba liquidez

La primera versión de «La esclusa», de Constable, que era una de las joyas de la colección de Carmen Thyssen y que se exhibía como préstamo temporal gratuito en el Museo Thyssen, se subastó en la sala Christie's de Londres en julio de 2012 por 22,4 millones de libras (27,9 millones de euros), de los cuales 20 millones de libras (24,8 millones de euros) fueron a la baronesa Thyssen y el resto, para la casa de subastas. El cuadro partía con un precio estimado de entre 20-25 millones de libras (25-32 millones de euros). No trascendió el nombre del comprador.

Una venta con polémica

Carmen Thyssen llevaba ya tiempo con la idea de vender este cuadro, pues, como ella misma confesó en su día, necesitaba liquidez. De nada valieron los intentos de Francesca de Habsburgo, hija del barón, y de Norman Rosenthal (entonces patrono de la Fundación Colección Thyssen) de parar la venta. Según la baronesa, antes de ponerlo a la venta en el mercado internacional, lo ofreció al Estado español. Ante la negativa a comprarlo decidió sacarlo a subasta.

El cuadro fue adquirido por el barón Thyssen en 1990 por 10,8 millones, un récord que permaneció 16 años

Esta primera versión del cuadro solo había tenido dos dueños en su historia. El coleccionista James Morrison lo compró en 1824 tras su exhibición en la Royal Academy de Londres. De ahí que se conozca como la versión Morrison. Y en 1990 lo adquirió el barón Thyssen en una subasta en Sotheby's por 10,8 millones de libras, convirtiéndose en la pintura británica más cara de la Historia. Un récord que permaneció durante 16 años.

Según explicaba Tomás Llorens en la ficha de esta obra, «representa la esclusa del Molino de Flatford en el río Stour. Constable estaba familiarizado con este lugar desde su niñez, puesto que el molino era propiedad de su padre. El valle del río Stour en Suffolk, sus campos, y su gente son motivos frecuentes en la obra de Constable. En todas las obras que el artista presentó en la Royal Academy desde 1812 hasta 1825 aparecen vistas de dicho valle. Entre ellas se incluye un grupo de lienzos de grandes dimensiones («sixfooters», como los llamaba el artista, aunque no todos midiesen seis pies) que constituían para Constable una especie de resumen y exponente máximo de sus aspiraciones artísticas».