Actividad realizada en el Centro Educativo del Museo Reina Sofía
Actividad realizada en el Centro Educativo del Museo Reina Sofía - Museo Reina Sofía

El Reina Sofía reforma su programa educativo con «Gira» y se convierte en una «escuela»

Entre las novedades más destacadas se encuentran los grupos separados por edades y nuevos recorridos sobre feminismos y accesibilidad

Actualizado:

«El museo del futuro será una escuela», así anunció ayer el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, el gran cambio que sufrirá la institución pública. Las reformas constituyen «un gran salto cualitativo y cuantitativo» para el Museo, en un entorno de «conocimiento no reglado», en el cual «el mundo artístico tiene que aportar», añadió Borja-Villel, que participó en la rueda de prensa junto a María Acaso, Jefa del Área de Educación del Museo, y Borja Baselga, director gerente de la Fundación Banco Santander, que ha hecho posible «Gira, el museo de los vínculos».

El cambio se centra en una remodelación conceptual de las bases del Museo. La primera reforma es la oferta cultural para los distintos equipos, que trabajarán en el museo durante nueve meses: dos equipos que integran a jóvenes y adolescentes («equipo 15-17» y «equipo 18-21»); el «equipoFam» para familias; «equipoM» para mayores; «equipoPro» para mayores; y «equipoColección» para el público general adulto.

La segunda reforma consistirá en cambiar del concepto de «visita descriptiva» a «visita vivencial», con obras como la de Diego Pozo, «Sin título (el erotismo lo funde todo)», integrada en la exposición de David Wojnarowicz, o el proyecto «Iris Invertido», de Marco Godoy. Es decir, las reformas no tratan de cambiar el contenido artístico, sino la concepción metodológica del mismo. A esto hay que añadir «Desaprender», una colección de libros relacionados con los proyectos del Museo, que pone sobre la mesa «la educación como una producción cultural autónoma».

Borja-Villel reconoció que «no será tan espectacular como anunciar una exposición de Picasso o Miró, pero es esencial para el futuro del Museo». Y añadió que se piensa «en el largo plazo frente a la inmediatez».

Las escuelas, la accesibilidad y el Museo

Por primera vez, el Reina Sofía priorizará los grupos de escolares que no hayan acudido en el último año a sus colecciones. Además, «Gira» ofrece diferentes tipos de actividades que durarán entre una hora y más de dos horas. Uno de estos proyectos es «¡Atención, Atención!», sesenta minutos en los que los escolares recorrerán temas como el feminismo, la ecología, la memoria y el lenguaje. Esta actividad, diseñada por Antonio Ballester Moreno y Gabriel Pérez-Barreiro, se suma a «Cine sin película».

Los centros escolares serán una parte esencial de «Gira»
Los centros escolares serán una parte esencial de «Gira» - Museo Reina Sofía

Cabe añadir que el Museo tendrá seis proyectos de larga duración en diferentes centro públicos de enseñanza, segmentados por edades, aparte de colectivos como el de «Educación Especial», «Aulas Hospitalarias» y «Centro Rural Agrupado». Todos los miembros de la comunidad escolar podrán participar a través de «La escuela de la escucha», un programa experimental mensual desde enero hasta junio de 2020. Además, el Museo abrirá una convocatoria pública en la web para contratar un grupo de docentes en activo que «reformulen las relaciones Escuela-Museo».

La accesibilidad se convierte en un término fundamental para el Reina Sofía, pasando de la «inclusión» a la «no exclusión». Así lo resaltó Acaso: «Entendemos nuestro trabajo como un mecanismo de igualación social, porque esto es un museo público». De esta manera, el Museo también se acercará a los niños hospitalizados del Niño Jesús de Madrid, para ser el punto de unión para los que no puedan acudir a las escuelas por la condición de su enfermedad.

Por otro lado, la Colección del Reina Sofía estará agrupada en visitas de sesenta minutos a través de las llamadas «Hojas de Sala» y otras que abarcan dos horas –una hora para la visita y otra para un debate–, denominadas «Habitáculos». El Centro de Estudios también acogerá reformas en su seno, como la realización de tres estancias de investigación, tres nuevas «cátedras de pensamiento» y la constitución de diferentes grupos de investigación.

Unas reformas necesarias para adaptar el Museo a las nuevas realidades y que, como reconoció Acaso, cambiará la «visita como ritual de consumo» por la visita como «experiencia transformadora y crítica».