Reconstrucción virtual del Palacio Imperial de Berlín, hoy Foro Humboldt
Reconstrucción virtual del Palacio Imperial de Berlín, hoy Foro Humboldt - ABC

El Palacio Imperial de Berlín recupera su esplendor

Con un presupuesto arquitectónico de 600 millones de euros, albergará las colecciones de etnografía no europea y arte asiático, que comienzan a mudarse este mes

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

Un viejo refrán alemán dice que tres mudanzas equivalen a un incendio y esta mudanza en concreto está siendo organizada como si ella sola equivaliese al transporte de una carga de nitroglicerina. Los museos estatales de Dahlem comienzan este mes su viaje al reconstruido Palacio Imperial de Berlín, el Schloss, rebautizado como Foro Humboldt y que albergará las colecciones de arte y etnografía no europeas. Algunas de las piezas que hay que desmontar y volver a montar en la nueva sede llevan sin tocar 45 años, como los palafitos originales procedentes de los mares del sur, y, «cuando empecemos a moverlos, seguramente nos vayamos encontrando con alguna sorpresilla», calcula el director general de los museos, Michael Eissenhauer.

Pintura taoísta del norte de Tailandia. Siglo XIX
Pintura taoísta del norte de Tailandia. Siglo XIX - © EM-SMB, Foto: Claudia Obrocki

Más de 20.000 piezas en total serán empaquetadas y trasladadas para volver a estar expuestas en 2019. La mudanza cuenta con un presupuesto de 32 millones de euros, que incluye el desmontaje y documentación, la limpieza y restauración, el empaquetado y el transporte. Y seguramente surgirán gastos imprevistos. Una de las embarcaciones procedentes de Tonga, por ejemplo, necesita una nueva vela. Y es muy probable que las casitas de Papua Nueva Guinea requieran remendar su techado con nuevo material forestal que se encargue a su lugar de origen.

La abundante materia orgánica que contienen las exposiciones permanentes, en forma de pieles, plumas o madera, deberá ser descontaminada de plagas y productos químicos. Y una sección del muro norte del nuevo edificio permanecerá abierta para posibilitar la entrada de las piezas de mayor tamaño. Solamente será sellado cuando termine esta mudanza y concluirá así un proyecto arquitectónico presupuestado en 600 millones de euros y sufragado en su mayor parte con donaciones privadas.

Bombardeado y dinamitado

Durante décadas fue impensable que Alemania volviese a levantar el palacio imperial, que quedó prácticamente destruido por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente fue dinamitado por las autoridades comunistas de la RDA como símbolo del absolutismo prusiano. Pero el paso a un segundo plano de ciertos complejos históricos ha permitido la promoción del proyecto, sin duda el de mayor envergadura de la Alemania de principios del siglo XXI.

Capucha Akha del norte de Tailandia. Siglo XIX
Capucha Akha del norte de Tailandia. Siglo XIX - © EM-SMB, Foto: Martin Franken

Más de 9.000 metros cúbicos de piedra arenisca han sido esculpidos tomando como modelo antiguas fotografías para crear los 3.000 elementos decorativos para la fachada del palacio barroco. Tres de los muros exteriores del edificio reproducirán fielmente el original mientras que el cuarto, el muro este que da al río Spree, será un respiro minimalista acristalado y albergará una zona de tiendas y restaurantes. El Foro Humboldt, concebido como centro intercultural por el arquitecto Franco Stella, dará cobijo a los fondos del Museo Etnológico de Dahlem y del Museo de Arte Asiático, que aprovecharán para renovar su filosofía. Las máscaras y canoas del Mar del Sur, el trono africano, o los anoraks inuit fabricados con intestinos de foca, presentados hasta ahora con cierto regusto a colonialismo etnológico, «contarán en adelante con la perspectivas de los países de origen y servirán para ilustrar exposiciones sobre temas actuales como el cambio climático y la migración», explica Hermann Parzinger, presidente de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano. En total, serán 40.000 metros cuadrados de exposición y «un espacio para la cultura del mundo».