«La adoración de los Reyes Magos»
«La adoración de los Reyes Magos»

Una obra de Sijena, vendida al Meadows Museum de Dallas

Se trata de un retablo que estaba en manos de una galería de arte madrileña

MADRID - MADRIDActualizado:

El Meadows Museum de Dallas compró ayer una de las obras del Monasterio de Sijena (Huesca), en concreto el retablo «La adoración de los Reyes Magos», que estaba en manos de la galería madrileña Caylus. La galería en cuestión se había hecho con esta pieza en una subasta en Ginebra hace más de un año. Tras la adquisición, la sometió a un proceso de limpieza y restauración, según informó a Efe su director, Enrique Gutiérrez de Calderón.

Aunque no ha trascendido el precio de venta del retablo, el responsable de la galería comentó que lo había comprado en 2017 por unos 150.000 euros. Además, diferentes medios de comunicación han situado el valor de venta al museo de Dallas en 500.000 euros, un dato que no ha sido confirmado por la galería.

Una obra perdida en 1917

«La adoración de los Reyes Magos» salió de España sobre 1917, después de que fuera desmontado el retablo del Monasterio de Sijena y las monjas que lo ocupaban entonces fueran vendiendo las piezas. Este retablo debió ser uno de los primeros en salir del monasterio, ya que hay fotos de la época en la que no aparece, tal y como recordó el responsable de la galería Caylus.

Entre esa fecha y su venta en subasta en 2017, la pieza había pasado desapercibida al estar catalogada como una obra de escuela italiana del siglo XVI. Además, según subrayó Gutiérrez de Calderón, su buen estado de conservación indica que solo debió estar en una o dos colecciones antes de que cayera en sus manos.

Como curiosidad, destaca en esta obra la figura de Gaspar, el rey mago más joven, que podría ser una representación idealizada de Carlos I, según explicó en su momento a ABC Carmen Morte García, catedrática de Historia del Arte en la Universidad de Zaragoza.

La obra en cuestión fue expuesta por la galería en dos ferias internacionales de arte, una en Londres y otra en Texas, tras lo que el Meadows Museum de Dallas, especializado en arte español, mostró interés por adquirirla. El mismo museo, por cierto, ya se había hecho con otro tesoro español el pasado mes de enero: «Playa de Portici», el último cuadro pintado en vida por Fortuny.