«La Prudencia», dibujo inédito de Bruegel el Viejo
«La Prudencia», dibujo inédito de Bruegel el Viejo - EFE

Una obra inédita de Bruegel el Viejo, aperitivo del 450 aniversario de su muerte

Será Viena la ciudad que organice, a partir del 3 de octubre, la gran exposición de la efeméride

Corresponsal en BruselasActualizado:

El Museo Real de Bellas Artes de Bélgica (RMFAB) es la institución que posee la segunda colección en el mundo de obras del pintor flamenco Pieter Bruegel el Viejo. La más importante la posee el Kunsthistorisches Museum de Viena. Y, puesto que el año que viene se conmemora el 450 aniversario de su muerte, parece una ocasión interesante para reunir ambas colecciones en la que será la exposición más grande jamás reunida sobre este maestro de la pintura flamenca, fino crítico de las vidas de su época.

Tendrá que ser para otra ocasión, o tal vez no la habrá jamás, porque los pincipales cuadros de la colección belga no pueden salir de su actual ubicación. Sin embargo, el Museo Real de Bellas Artes prestará el dibujo «La Prudencia», que no había sido expuesto al público con anterioridad, y la bien conocida tabla «Paisaje de invierno», que serán parte de la primera exposición que se dedica a Bruegel en Austria». «El triunfo de la Muerte» será prestada por el Museo del Prado.

La exposición será inaugurada el 2 de octubre por el Rey Felipe de los belgas y la Reina Matilde, junto con el presidente de la República austriaca, Alexander van der Bellen. Va a reunir aproximadamente dos tercios de toda la obra conocida de un artista cuya vida es bastante desconocida. De hecho, el dibujo «La Prudencia» no es el único de los descubrimientos recientes sobre Bruegel: el RMFAB ha aprovechado la ocasión para confirmar la atribución de una «Adoración de los Magos» que, aunque estaba en manos conocidas desde hace más de un siglo, se encuentra en un estado tan delicado que ya no se puede poner en un bastidor.

Por el contrario, el dibujo «La Prudencia», que forma parte de la serie «Las siete virtudes» (1559), se encuentra en buen estado y puede viajar a Viena, aunque puede que sea la última vez que se presta. Por el contrario, ni «La caída de los ángeles rebeldes» ni «El censo de Belén», dos de las obras más conocidas y espectaculares de este pintor que murió en Bruselas en 1569, pero de quien no se ha determinado con exactitud ni cuándo ni dónde nació, honor que se disputan Holanda y Bélgica, que entonces no existían como países independientes. Se le conocen unas 40 obras, aunque, dado que sus hijos continuaron con el oficio, hay un gran número de cuadros que se le atribuyen o se le desatribuyen, como es el caso de «La batalla de la bahía de Nápoles», que también se expondrá en Viena después de que un enésimo estudio haya vuelto a ponerlo en el catálogo del artista.

Museo monográfico

Una de las razones por las que resulta complicado mover las obras de Bruegel es que éste pintó casi siempre sobre tabla y la madera es muy sensible a la humedad ambiente, según explicó en rueda de prensa la conservadora del museo vienés Sabine Pénot. La obra que presta el Prado también sale por primera y última vez. Pero otra de las razones por las que los belgas han sido tan reticentes es porque aspiran a hacer un museo monográfico en Bruselas, teniendo en cuenta que la colección del RMFAB es una de las más importantes del mundo. En la política belga hay imponderables que, sin duda, han inspirado a alguno de sus artistas más emblemáticos como el gran René Magritte y es posible que esta idea no se lleve jamás a cabo.

Mientras tanto, la exposición de Viena –que coincide con la presidencia austriaca de la UE este semestre– puede ser una ocasión histórica para conocer a uno de los pintores más emblemáticos de su época. Se podrán ver dos de las tres versiones de su «Torre de Babel», que es probablemente el motivo más conocido de su obra y que representa también su crítica particular a la vanidad humana. O discutir con su «Paisaje invernal» de la contingencia del cambio climático.