Situación actual de la catedral de Notre Dame, París (Francia)
Situación actual de la catedral de Notre Dame, París (Francia) - JP Quiñonero

Notre Dame sigue en estado de peligro

El arquitecto jefe de los monumentos históricos de Francia estima que todavía hay dos puntos amenazados: las bóvedas y los andamios

Corresponsal en ParísActualizado:

Philippe Villenueve, arquitecto jefe de los monumentos históricos de Francia, responsable del «salvamento» de la catedral de Notre Dame, estima que esa pieza capital de la civilización europea «todavía está en peligro».

En unas declaraciones a varios medios, Villeneuve estima que los trabajos de salvamento y reconstrucción, tras el incendio del pasado mes de abril, todavía tiene dos «puntos» amenazados: las bóvedas, «que todavía pueden caerse»; y los andamios, «que pueden hundirse antes de comenzar el proceso de reconstrucción propiamente dicho».

A juicio de Villeneuve, «no podremos estar tranquilos hasta mediados del año que viene», cuando hayan terminado, si no hay nuevos retrasos, los trabajos previos a la reconstrucción propiamente dicha de la catedral, en unos términos técnicos, arquitectónicos, que todavía están por estudiar y definir.

Mientras tanto, el frío, las lluvias y las nieves invernales pudieran plantear problemas imprevisibles, como ocurrió el verano pasado, cuando la canícula «aconsejó» paralizar los trabajos durante varias semanas.

Villeneuve recuerda que las amenazas de polución –real o potencial– también han provocado retrasos, imponiendo unos controles excepcionales. El personal que visita o trabaja en la catedral, cada día (religiosos, técnicos y obreros), debe seguir unas normas de seguridad muy estrictas. Los técnicos y obreros deben someterse a controles médicos sistemáticos, cada mes, cuanto menos.

Sin ser pesimista, Villeneuve insiste en la delicadeza de los trabajos en curso: «Desmontar los andamios para comenzar la reconstrucción es una tarea que no está exenta de riesgos. Y no debemos correr ningún riesgo. La meteorología es imprevisible, en detalle. La situación no es crítica. Pero los riesgos siguen siendo grandes. Y la situación, durante este periodo de consolidación, sigue siendo inquietante».