El existencialismo y el realismo se dan la mano en la galería Raquel Ponce
Jorge conde
ARTE

El existencialismo y el realismo se dan la mano en la galería Raquel Ponce

La galería Raquel Ponce acoge una doble exposición de los artistas Jorge Conde y Marisa Maza, que invita a reflexionar sobre el bienestar, las presiones sociales y la competitividad

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La galería Raquel Ponce (C/ Alameda, 5), acoge hasta el 23 de julio una doble exposición de los artistas Jorge Conde y Marisa Maza, con la que cierra esta temporada expositiva. La apuesta de Conde, que ocupa la planta superior de la galería, se titula El impostor cotidiano, y muestra al automóvil como símbolo de estatus, de presión social y de bienestar efímero. Maza, por su parte, expone la serie titulada training_sculpture #1-#4, que retrata a mujeres deportistas fuera de la competición, momento en el que se suceden las imperfecciones.

Aquello que el espectador no ve

Marisa Maza es una madrileña que reside en Berlín desde finales de los años ochenta. Ahora trae por primera vez a España su trabajo training_sculpture #1-#4, que muestra la relación entre el espacio y el cuerpo de las mujeres atletas en el mundo del deporte. Para ello, Maza ha filmado a deportistas americanas de la Universidad FU de Florida (EE.UU.) en el momento en el que entrenan. Se escoge una situación fuera de la competición donde sus imperfecciones, fallos y caídas forman parte del entrenamiento diario. Situaciones que el espectador de las Olimpiadas no tiene oportunidad de ver, pues los medios retransmiten el deporte como un espectáculo.

La obra de Maza se despliega a través del vídeo y de 21 fotografías, un conjunto que expone el cuerpo a veces como un elemento abstracto en el espacio y, en otras, como herramienta que define el propio espacio. El trabajo incluye una banda sonora compuesta por el músico berlinés Jayrope, que ha utilizado el sonido original aportado por la artista.

M. MAZA 
M. MAZA 

Por su parte, Jorge Conde comenzó su proyecto El impostor cotidiano, que ahora expone, con el fin de investigar sobre la relación que la sociedad establece entre los conceptos de utopía tecnológica, impostura visual y el éxito socio-profesional. El automóvil es, según el autor, símbolo de estatus, razón por la cual busca y fotografía vehículos en mal estado, inservibles o desguazados para destacar su obsolescencia programada. Esta estrategia emerge de la sociedad de consumo para crear necesidades nuevas, plantear promesas de un bienestar efímero, e inducir presiones en el individuo y en el paisaje.

El público madrileño puede disfrutar de las obras de Maza y Conde en la galería Raquel Ponce hasta el 23 de julio. Además, ambas exposiciones están enmarcadas en el Festival Off de PHotoEspaña 2011.