Miniatura ahora identificada como un retrato de Rodin
Miniatura ahora identificada como un retrato de Rodin - Museo Lázaro Galdiano

No era Leopoldo II de Bélgica, sino el gran Rodin

Un tuitero descubre un retrato hasta ahora desconocido del escultor francés en una miniatura del Museo Lázaro Galdiano que estaba erróneamente identificada

Actualizado:

Luis Pastor se muestra eufórico y no es para menos ya que gracias a su buen ojo y a su insistencia a través de Twitter ahora el Museo Lázaro Galdiano puede presumir de contar con un retrato del escultor Auguste Rodin (1840-1917) del que no se tenía constancia.

El hombre de larga barba cana pintado de busto y perfil en la miniatura inventariada con el número 3711 se había identificado hasta la fecha como Leopoldo II de Bélgica (1835-1909), un monarca contemporáneo de Rodin, con el que guardaba gran parecido físico, y que ha pasado a la historia por el genocidio cometido en el Congo.

A Pastor, un diseñador gráfico madrileño de 39 años que reside en Luxemburgo, le llamó la atención la cartela de esta miniatura cuando visitó la semana pasada el museo aprovechando que estaba en Madrid. «Pensé que me había equivocado, tuve que leer tres veces la cartela», relata en conversación telefónica. Estaba convencido de que el retratado era su admirado Rodin. En su época de estudiante, este licenciado en Bellas Artes había devorado cuanta información caía en sus manos sobre el escultor francés y aún hoy destaca al museo Rodin entre sus favoritos.

Pastor continuó su visita al museo, fotografiando su colección y difundiéndola en un hilo de Twitter (@Luis_pastor), pero sin dejar de pensar en la miniatura. Compartió sus dudas con amigos historiadores del arte y buscó fotos de Leopoldo II y de Rodin que posteriormente mostró en la red social. «Los dos se parecen mucho, pero Rodin tenía los ojos de un azul muy intenso y ese pelo cepillo tan particular», describe. A instancias de un conocido, comparó la forma de las orejas «y se parecía aún más». Así que envió un mensaje por Twitter al museo con sus dudas.

«Ha sido una suerte que Luis nos haya puesto en el hilo de que podía ser Rodin», comenta Carmen Espinosa, conservadora jefe del Museo Lázaro Galdiano. Todas las informaciones que les llegan sobre posibles atribuciones, identificación de personajes o de paisajes se revisan y así se hizo también con la aportación de Pastor. «Nos pusimos con ella y vimos que claramente tenía razón», continúa Espinosa, que hace 20 años que estudió la miniatura, identificándola con Leopoldo II. «Tampoco estaba tan desencaminada porque ahora al revisar las imágenes de los dos he comprobado que se parecen mucho. Genéticamente debían de tener algo en común», bromea.

Rodin, fotografiado en 1902 por Beresford
Rodin, fotografiado en 1902 por Beresford - Wikipedia

En su búsqueda, los expertos del Museo Lázaro Galdiano dieron con una fotografía de Rodin realizada por George Charles Beresford en 1902 que coincide con la imagen de la miniatura. Era la prueba que necesitaban para su veredicto definitivo.

El museo ya ha cambiado la identificación en su base de datos interna, con una mención expresa a Pastor, y ha remitido la información para que se actualice en la red digital de colecciones de España y pueda corregirse en su web. De momento, será señalado en una cartela provisional físicamente junto a la miniatura hasta que tengan lista la definitiva.

A través de una mención en Twitter se ha informado además al Museo Rodin del hallazgo de un nuevo retrato del artista. El Lázaro Galdiano conserva otra pieza, el Vaso de los Titanes adquirido por José Lázaro en los primeros años del siglo XX, cuyo pie fue modelado por el escultor francés y que ha sido prestado para exposiciones en el Museo Rodin, por lo que la relación ha sido estrecha entre ambas instituciones.

Espinosa mantiene de momento la autoría de la miniatura, que atribuye al círculo de Vanacker, de Cécil Villeneuve o de Jeanne Mathilde Herbelin, aunque investiga ahora si existe alguna otra miniatura que represente a Rodin y no descarta que tenga que actualizarla en un futuro, si encuentra nueva información que le haga cambiar de opinión.

Luis Pastor, por su parte, se muestra «superagradecido» con el museo por la atención que han prestado a sus dudas y el trato recibido. El Lázaro Galdiano está muy cerca del domicilio de sus padres y le tiene especial cariño. «Emocionalmente, estoy muy contento», admite sin rubor este amante del arte que con su hilo de Twitter ha ayudado a solventar un error. «Cambio cartelas», dice en su red social, no sin razón.