Dos funcionarias lloran ante la fachada del Museo Nacional de Río de Janeiro
Dos funcionarias lloran ante la fachada del Museo Nacional de Río de Janeiro - EFE

El Museo Nacional de Brasil no contaba con seguro sobre su patrimonio

Según los balances preliminares, el incendio del domingo destruyó en pocas horas cerca del 90% del acervo de la institución, que estaba constituido por unos 20 millones de piezas

Río de JaneiroActualizado:

El Museo Nacional de Río de Janeiro, el más antiguo y de mayor acervo de Brasil que fue destruido por un incendio el domingo, carecía de seguro sobre su patrimonio y tampoco contaba con una brigada de bomberos para combatir posibles focos de fuego.

La falta de un seguro y de una brigada de incendios fue admitida hoy por la subdirectora del museo, Cristiane Serejo, y se agrega a las otras carencias denunciadas y que han provocado indignación entre los brasileños, como el recorte de los fondos públicos para su manutención y los problemas de infraestructura de la edificación, como goteras y filtraciones.

Serejo aseguró que la contratación de un seguro y la creación de un grupo de funcionarios habilitados para combatir incendios habían sido descartadas por la institución por tratarse de costos adicionales que no podrían ser cubiertos. La histórica edificación, inaugurada hace 200 años y que sirvió inicialmente como palacio imperial de Brasil, operaba sin la respectiva licencia del Cuerpo de Bomberos.

Según los balances preliminares, el incendio del domingo destruyó en pocas horas cerca del 90 % de un acervo constituido por unas 20 millones de piezas y documentos y que hacían del Museo Nacional el mayor de su tipo en América Latina. Pese a haber reducido durante años los recursos destinados al Museo, el Gobierno anunció en los dos últimos días la liberación de fondos de emergencia para iniciar la inmediata reconstrucción de la edificación y la adquisición de un acervo nuevo y el inicio de una campaña para buscar financiación privada.

«Hemos recibido varias ofertas de donación, incluso de algunas instituciones extranjeras. Vamos a hacer una campaña para recibir ese material y poder levantar el Museo Nacional con nuevas colecciones», afirmó su subdirectora.

Pese a que la edificación principal fue intervenida por la Defensa Civil ante el riesgo de que algunas paredes se desplomen, los empleados de la institución consiguieron rescatar algunos objetos de entre los escombros.

Destacan piezas de cerámica, la colección de meteoritos, un retrato del Mariscal Cándido Rondon y un cráneo humano, que se espera sea el de « Luzía», uno de los tesoros del Museo al tratarse de los restos de «la primera americana», de 12.000 años de antigüedad.

Además, sobrevivió el material que estaba almacenado en las edificaciones vecinas, como «las colecciones de invertebrados, una de las colecciones de insectos, el herbario y unas 500.000 obras de la biblioteca central», según Serejo.