Detalle de «La crucifixión» y «El juicio final» de Jan Van Eyck
Detalle de «La crucifixión» y «El juicio final» de Jan Van Eyck

El misterioso escrito oculto en dos marcos de Van Eyck

Una investigación técnica del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York revela restos de letras y palabras bajo el dorado que enmarca «La crucifixión» y «El juicio final»

MadridActualizado:

En «La crucifixión» y «El juicio final» que Jan Van Eyck pintó hacia 1440-41 se estudia con frecuencia el arte de este reconocido maestro flamenco o se especula si la obra fue en su origen un díptico o no, pero hasta ahora no se había realizado una investigación técnica sobre sus marcos originales. El Museo Metropolitano de Arte de Nueva York emprendió recientemente esa tarea, para ver si aclaraba por fin si en su origen fue un díptico, un tríptico hoy desmembrado, o las puertas de un santuario o relicario. Y sus estudios han deparado una inesperada revelación.

Maryan Ainsworth, conservadora del Departamento de Pinturas Europeas, no oculta su entusiasmo al dar la noticia en el blog del Met. «Imagine nuestra sorpresa cuando en una investigación técnica de dos de nuestras pinturas más preciadas, «La crucifixión» y «El juicio final» de Jan van Eyck, ¡descubrimos un misterioso texto fragmentado!».

Detalle del marco con luz normal (arriba) y abajo, la misteriosa inscripción que muestra la radiografía
Detalle del marco con luz normal (arriba) y abajo, la misteriosa inscripción que muestra la radiografía - Metropolitan Museum

En su búsqueda de evidencia de bisagras u otras características que mostraran en qué tipo de pieza se integraron los marcos originales, los expertos los examinaron con rayos X. «Sorprendentemente, las radiografías revelaron restos de letras y palabras debajo del dorado que se aplicó sobre la parte plana de los marcos en una restauración anterior», continúa Ainsworth.

¿Qué podría ser este texto? ¿Y cuándo fue escrito en el marco? ¿Tuvo algo que ver con las letras en relieve que rodean la parte interior del marco con textos bíblicos en latín?, se preguntaron los investigadores. Para incrementar su fascinación (y también su frustración), los fragmentos de texto resultaban «increíblemente difíciles de leer».

Se requería la ayuda de científicos y conservadores que examinaran el dorado de los marcos y sugirieran con qué otras pruebas se podría revelar más texto y cómo podrían leerse mejor. La investigadora Silvia Centeno y la conservadora de pinturas Sophie Scully se pusieron manos a la obra.

También se necesitaba la ayuda de un paleógrafo para leer y traducir los escritos, descubrir si estaban relacionados con los textos en latín del interior del marco y si fuera posible, reconstruir lo raspado en intervenciones anteriores en el marco.

El Met irá informando de sus investigaciones en las próximas semanas, aunque en la descripción de «La crucifixión» y «El juicio final» de Van Eyck, el museo ya indica que «la investigación técnica ha revelado que las dos pinturas no siempre se configuraron como un díptico, sino que que originalmente sirvieron como alas de un tríptico o, posiblemente, como puertas de un relicario».

Añade además que los marcos conservados son originales, «con textos bíblicos en latín (en letras en relieve llamadas pastiglia) y redescubiertas, ahora fragmentarias, traducciones de esos textos en holandés medio».