Mérida, escenario de la cultura romana

Mérida, escenario de la cultura romana

M.M. | MADRID
Actualizado:

Mérida se alzó con el calificativo de ciudad Patrimonio de la Humanidad en el año 1993. Situada a 344 kilómetros de Madrid, a 287 de Lisboa y a 193 de Sevilla, fue durante siglos y hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, un importantísimo centro jurídico, económico, militar, cultural y una de las poblaciones más florecientes en época romana.

Uno de los monumentos más relevantes de Mérida, capital de Extremadura, es su Teatro Romano. Construído hacia el año 16-15 a.C. es el único edificio que ha vuelto a cumplir su función original celebrándose desde el 1933 el Festival de Teatro Clásico de Mérida, una de las mayores manifestaciones teatrales del mundo de contenido grecolatino.

Festival de Teatro de Mérida

La primera obra que se representó en el Teatro Romano de Mérida fue Medea, protagonizada por la actriz catalana Margarita Xirgu. Desde entonces, Medea ha sido a Mérida como Mozart a Salzburgo.

En total, y según información del propio festival, se han presentado 16 versiones, incluyendo la adaptación coreográfica de José Granero para el Ballet Nacional y la ópera compuesta por Cherubini.

También han sido Medea en Mérida Montserrat Caballé, Maritza Caballero, Julia Trujillo, Manuela Vargas, Aspasi Papahanassiou, María Luisa Borruel... Actrices, cantantes y bailarinas a quienes este año tomó el relevo Blanca Portillo.

Tesoros artísticos y gastronómicos

Pero Mérida es mucho más que su Teatro Romano y su Festival. Es también el arco de Trajano, el anfiteatro y circo romano, sus puentes, el templo de Diana o sus plazas y calles. Perderse por Mérida es retroceder en el tiempo y disfrutar del legado que dejó la historia. Su gastronomía también merece la pena ser degustada. Heredada de la cocina típica extremeña, Mérida ofrece gazpacho, patatas a la importancia, conejo al estilo de Mérida, caldereta de cordero o revueltos de espárragos trigueros. Sus postres más característicos son las bollas de chicharrones, las floretas de miel y los pestiños aunque sin duda, su plato estrella es el jamón ibérico.