Martín Morales ingresa en la Academia de Bellas Artes de Granada

A. C.GRANADA. El humorista gráfico, colaborador de ABC, Francisco Martín Morales ingresó el domingo como nuevo miembro de la Academia de Bellas Artes de Granada (convirtiéndose así en el primer

A. C.
Actualizado:

El humorista gráfico, colaborador de ABC, Francisco Martín Morales ingresó el domingo como nuevo miembro de la Academia de Bellas Artes de Granada (convirtiéndose así en el primer humorista que ingresa en esta institución). Su discurso, que versó sobre los orígenes y evolución del dibujo de humor en la prensa, fue contestado por el pintor Juan Vida.

Ante la opinión de aquellos que consideran que el dibujar para los periódicos es un arte, de ahí que Martín Morales haya ingresado en la Academia de Bellas Artes de Granada, el humorista matiza: «Sí, pero el que entra en la academia es el humor gráfico y yo en su nombre. Mingote también es académico, pero de la Lengua». Sin embargo, para Martín Morales el humor gráfico está más cerca del periodismo que del arte, pues «los chistes no pasan de ser bromas más o menos ingeniosas, comentarios críticos lo más agudos posibles, prospecciones en la política cotidiana, calas en la vida social, chirigotas casi siempre inofensivas».

A estas alturas de su vida, confiesa que «la experiencia hace que cada vez sea menos difícil» realizar un chiste gráfico a diario, pero «a veces llega la hora de enviar el dibujo y no se te ocurre nada». Aunque vive ligado a la actualidad, de vez en cuando se permite una licencia «para oxigenar» a los lectores. «Siempre tengo algunos chistes en la reserva para cuando la actualidad resulte cargante y monótona», indica.

El humorista subraya, además, que sus chistes serían iguales en ABC que en cualquier otra publicación. «Cuando comencé a trabajar en ABC, se extrañaban de que yo,que se suponía que era una persona de izquierdas, trabajara en un periódico de derechas. Yo no soy de derechas ni de izquierdas, soy un demócrata, independiente y liberal, que lo mismo le da caña a Zapatero que a Rajoy. La derecha es tremenda, tiene errores políticos muy grandes, pero la izquierda creo que, a veces, llega a ser más sectaria. Yo no he cambiado. He pensado igual siempre. Claro, que luego tienes que ver a qué público va dirigido aquello que haces».