Marina Abramovic posa para los fotógrafos durante la presentación a los medios de la exposición «The Cleaner» («El limpiador») en el Centro de Arte Contemporáneo de Torun (Polonia)
Marina Abramovic posa para los fotógrafos durante la presentación a los medios de la exposición «The Cleaner» («El limpiador») en el Centro de Arte Contemporáneo de Torun (Polonia) - EFE

Marina Abramovic, acusada de adorar a Satán con su nueva exposición

No es la primera vez que salen a la luz las supuestas inclinaciones maléficas de la célebre performance

Actualizado:

La exposición intinerante de Marina Abramovic se ha instalado en el Centro de Arte Contemporáneo de Polonia rodeado de controversia. Un grupo ultracatólico ha manifestado que «The Cleaner» («El limpiador») adora al diablo.

Esta fracción cuenta con una página en Facebook «Zawierzam Maryi» («Confío en María») en la que denominaba a la muestra «inauguración satánica» y llamaba a los católicos a protestar por su apertura en el país. Como consecuencia, decenas de personas se manifestaban frente al centro de arte cuando la exposición abría sus puertas, de acuerdo con Artnet News.

No es la primera vez que salen a la luz las supuestas inclinaciones diabólicas Abramovic. En 2016, durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la célebre performance jugó un papel involuntario durante el «hackeo» de la cuenta de correo electrónico de John Podesta, el jefe de campaña de Hillary Clinton.

La artista le había enviado un correo al hermano de John, Tony, coleccionista y gran defensor su trabajo, invitándole a una velada «Cocinando espíritus con Marina Abramović». Y Tony le reenvió a su hermano este email, por lo que su contenido terminó saliendo a la luz.

Aunque al título le seguía la pertinente descripción («Una cena con Marina en la que te enseñará a ti y a otros patrocinadores cómo cocinar una serie de sopas tradicionales»), miembros de la extrema derecha calificaron el encuentro como «culto al sexo» o un «extraño ritual oculto».

Más alla del juego de palabras, denominado así por el entorno de la artista, « Marinano va a hacer más comentarios en torno al tema de Satán simplemente porque ya dio todas les explicaciones en su día», ha dicho a Arnet su representante.

Mientras, en Polonia el supuesto satanismo de Abramovic ha desatado toda una oleada de memes, que inmortalizan a la artista con cuernos en la cabeza o posando con el cráneo de cabra de Baphomet. El sitio web Krucjata Różańcowa za Ojczyznę («Cruzada del Rosario por la Patria») ha denunciado la presencia de la exposición en suelo polaco, particularmente durante la Cuaresma, y ha insistiro en que «¡tenemos el derecho de exigir que los gobernantes protejan a nuestro país y a la nación contra el "arte" que es maléfico y hace referencia a los cultos oscuros!».

La muestra fue exhibida por primera vez en 2017 en Estocolmo y ha viajado a Dinamarca, Noruega, Alemania e Italia. «The Cleaner» estará en Polonia hasta el 11 de agosto para viajar posteriormente a su último destino, Belgrado, la ciudad natal de la artista.