«Invisibles», recreación de la instalación que Plensa hará en el Palacio de Cristal del Retiro a partir del 16 de noviembre
«Invisibles», recreación de la instalación que Plensa hará en el Palacio de Cristal del Retiro a partir del 16 de noviembre - MUSEO REINA SOFÍA

Madrid y Barcelona saldan al fin su deuda pendiente con Jaume Plensa

El escultor tendrá exposiciones en el Reina Sofía y el Macba, una monumental escultura en la plaza de Colón de la capital y será investido doctor «honoris causa» por la Universidad Autónoma en la Ciudad Condal

MadridActualizado:

Hace cinco años aparecía en estas mismas páginas una crónica con el siguiente titular: «Sin noticias de Jaume Plensa en el Reina Sofía y en el Macba». Llamaba la atención que ninguno de los dos principales museos de arte contemporáneo de Madrid y Barcelona, respectivamente, exhibiera en esos momentos obra de Jaume Plensa, uno de los artistas españoles más internacionales, si no el que más, y uno de los más cotizados. Y no es por falta de obras en sus colecciones. Las grandes ciudades del mundo se rifan sus piezas monumentales para espacios públicos y museos y los más prestigiosos coleccionistas suspiran por tener un Plensa.

Proceso de construcción de «Julia», escultura de 12 metros de altura que se instalará en la Plaza de Colón de Madrid durante un año a partir del 20 de diciembre
Proceso de construcción de «Julia», escultura de 12 metros de altura que se instalará en la Plaza de Colón de Madrid durante un año a partir del 20 de diciembre - FOTOGASULL/FUNDACIÓN MARÍA CRISTINA MASAVEU PETERSON

De Japón a Dubái, de Venecia a Jerusalén, de Nueva York a Singapur, de Shanghái a Canadá... no resulta extraño viajar a esos lugares y darse de bruces con una de sus poéticas figuras formadas por un alfabeto o una de sus hermosas cabezas de mujer. Pero Jaume Plensa, incansable viajero, creador nómada, nunca ha sido profeta en su tierra. No es algo que le quitara el sueño, pero España tenía una deuda pendiente con él. No es de recibo el ninguneo al que se le ha sometido en Madrid, en Cataluña, en todo el país. Quien quisiera ver obras de Plensa tenía que viajar al extranjero. Las hay en el Millennium Park de Chicago, en la plaza Masséna de Niza, en el Meadows Museum de Dallas, en la sede de la BBC en Londres o en el Pérez Art Museum de Miami, por citar sólo cinco ejemplos.

Su monumental escultura «Awilda», de 12 metros de altura, recaló, tras su paso por la playa de Río de Janeiro, en el Pérez Art Museum de Miami. La pieza fue adquirida por el coleccionista Jorge Pérez
Su monumental escultura «Awilda», de 12 metros de altura, recaló, tras su paso por la playa de Río de Janeiro, en el Pérez Art Museum de Miami. La pieza fue adquirida por el coleccionista Jorge Pérez - JAUME PLENSA

Colau frenó un proyecto

Lejos de celebrar el éxito internacional de un compatriota, nos dedicamos a silenciarlo. Muy español. Xavier Trías, siendo alcalde de Barcelona, quiso reparar tal injusticia y llegó a negociar con el artista un ambicioso e icónico proyecto para la ciudad (concretamente, en el puerto), pero la llegada de Colau al Consistorio lo frustró. No es populista invertir en arte. No da votos. Jaume Plensa tiró de estilo y saber estar, marca de la casa, y respondía con generosidad, cediendo a Barcelona, en depósito gratuito y temporal por ocho años renovable, la escultura «Carmela» (la cara de una preciosa niña), ubicada en el exterior del Palau de la Música Catalana, tras la gran acogida de público que tuvo. El pueblo sí recibía con los brazos abiertos a un artista al que políticos y directores de museos habían vetado. ¿Su pecado? Haber triunfado en todo el mundo. Eso no hay quien lo perdone.

Una de sus atracciones del Millennium Park de Chicago es la Crown Fountain de Plensa: una fuente formada por dos torres de 16 metros de altura con retratos de gente de la ciudad por cuya boca sale agua
Una de sus atracciones del Millennium Park de Chicago es la Crown Fountain de Plensa: una fuente formada por dos torres de 16 metros de altura con retratos de gente de la ciudad por cuya boca sale agua - JAUME PLENSA

Y como el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, no ha habido más remedio que rendirse a la evidencia. Éste será el otoño fantástico de Jaume Plensa en España. Y no es el reclamo publicitario de unos grandes almacenes. El próximo 16 de noviembre se inaugurará en el Palacio de Cristal del Retiro (una de las sedes expositivas del Museo Reina Sofía) un proyecto concebido específicamente para este espacio por Jaume Plensa (Barcelona, 1955). Como ganador del premio Velázquez, el Reina Sofía le debía una exposición. Lo obtuvo en 2013. El proyecto se ha demorado bastante. Más vale tarde... Bajo el título «Invisibles», esta mágica instalación consta de «un grupo escultórico conformado por mallas de acero que dibujan en el espacio los rostros inacabados de figuras suspendidas en el aire, atravesadas por la luz y detenidas en el tiempo». Promete ser muy especial.

En la plaza Masséna de Niza instaló «Conversación en Niza», formada por siete figuras que se iluminan de noche
En la plaza Masséna de Niza instaló «Conversación en Niza», formada por siete figuras que se iluminan de noche - JAUME PLENSA

Poesía y espiritualidad

Siempre hay algo de poético y espiritual en sus trabajos. Como el que concibió en 2015 para la basílica de Santa María Maggiore de Venecia: suspendida bajo la cúpula, una mano compuesta por ocho alfabetos (hebreo, árabe, chino, japonés, cirílico, griego, hindi y latín) y, a la entrada de la nave, mirando al altar, una de sus célebres cabezas a gran escala, realizada en rejilla de acero inoxidable, translúcida, que parecía desvanecerse ante nuestros ojos.

No será el del Palacio de Cristal el único proyecto de Plensa en Madrid. A partir del 20 de diciembre, y durante un año, se instalará en la Plaza de Colón de la capital «Julia», una de sus monumentales cabezas, de doce metros de altura. Estará colocada sobre el antiguo pedestal donde se erigía la estatua del descubridor de América. La obra, creada ex profeso, pasará a formar parte de la colección María Cristina Masaveu Peterson. «Julia», dice Plensa, «está dirigida al corazón de nuestro ser. Es un espejo poético y virtual en el que cada uno de nosotros pueda verse reflejado en sus preguntas más íntimas provocando un instante de reflexión personal e íntimo dentro del agitado dinamismo que genera el espacio público».

Jaume Plensa, en su taller, junto a algunas de sus esculturas
Jaume Plensa, en su taller, junto a algunas de sus esculturas - INÉS BAUCELLS

Como en Trafalgar Square

Se inicia así un proyecto del Ayuntamiento de Madrid con el mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson durante las tres primeras convocatorias, que mostrará anualmente una obra seleccionada por concurso público en este céntrico lugar de la ciudad. Está inspirado en el programa que se lleva a cabo desde hace unos años en Trafalgar Square de Londres. Uno de sus plintos se utiliza para exhibir obras de arte contemporáneo temporalmente. Ya han pasado por allí Marc Quinn, Antony Gormley, Thomas Schutte y Yinka Shonibare, entre otros.

También Barcelona se rinde al genio de Jaume Plensa y el Macba celebrará, del 1 de diciembre al 22 de abril de 2019, una retrospectiva, que repasará su trabajo desde los 80 hasta la actualidad. La última muestra del artista en un museo de la Ciudad Condal fue, aunque cueste creerlo, hace 22 años en la Fundación Miró. Pero antes, el 6 de noviembre, el escultor será investido doctor «honoris causa» por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es uno de los cinco doctorados excepcionales que se entregarán en el 50 aniversario de la institución. El acto tendrá lugar en la Facultad de Filosofía y Letras. Aunque tarde, sí que será profeta en su tierra.