Luis Feito en su estudio
Luis Feito en su estudio - JAIME GARCÍA

Luis Feito, premio Nacional de Arte Gráfico 2018

Calcografía Nacional dedica una exposición al artista reconocido con este galardón en 2017, José Manuel Broto

MadridActualizado:

Un jurado, presidido por Antonio Bonet Correa, y formado por Ricardo Centellas, Ana Sanjurjo, Javier de Blas y Juan Bordes, que actuó como secretario, ha otorgado, por unanimidad, el premio Nacional de Arte Gráfico 2018, en su XXII edición, a Luis Feito (Madrid, 1929). El jurado ha valorado «su utilización de los recursos y lenguajes del arte gráfico -específicamente del aguafuerte, el aguatinta y el monotipo- en absoluta coherencia e integración con sus planteamientos estéticos generales. Sus propuestas gráficas están dotadas de cualidades que, por su gestualidad, se aproximan a la práctica de la pintura; y a la inversa, la obra pictórica de Feito está en deuda con soluciones visuales experimentadas en el campo del arte gráfico. Por esta forma de entender y trabajar en el ámbito de la estampa, Feito puede considerarse heredero de la tradición clásica del peintre-graveur». Feito se suma a una lista de nombres entre los que se hallan Luis Gordillo, Miquel Barceló, José María Sicilia, Rafael Canogar o José Manuel Broto, el anterior galardonado.

José Manuel Broto, ayer en Calcografía Nacional
José Manuel Broto, ayer en Calcografía Nacional - EP

Precisamente, mañana se abre al público en la Calcografía Nacional de la Academia de Bellas Artes, aunque con algo de retraso (debía haberse celebrado a finales de 2018), la exposición con la que se reconoce anualmente al ganador del premio Nacional de Arte Gráfico y que en su XXI edición, la correspondiente a 2017, fue a parar a manos de José Manuel Broto (Zaragoza, 1949). Un jurado compuesto por Antonio Bonet Correa, Juan Bordes, Gustavo Torner, Chema de Francisco y Juan Carrete destacó entonces en su fallo «la capacidad de Broto para trasladar a la obra gráfica su creación pictórica». La muestra reúne medio centenar de obras, que abarcan desde 1984 hasta 2008. De este año se muestran dos imágenes digitales de gran tamaño. «Me interesa mucho el trabajo con ordenador», advierte el artista.

Cuando en 1985 José Manuel Broto se marcha a vivir a París, entra en contacto con la mítica galería Maeght, con quien trabaja en obra gráfica, así como con el maestro litógrafo Michael Woolworth. Entre las obras expuestas, algunas pertenecientes a sus célebres series «Los vientos» -grabados al aguatinta creados en 1995 en el taller Línea de Lanzarote- o «Carlo Gesualdo», dedicada al compositor italiano. La música está muy presente en todo el trabajo de Broto. En la exposición cuelga también un aguafuerte creado en 2006 en Calcografía Nacional (formó parte de un proyecto del BBVA con diez artistas).

Una mujer contempla algunas de las obras de Broto en la exposición
Una mujer contempla algunas de las obras de Broto en la exposición - EP

«Este es un premio muy valioso, porque además me llevo dos obras de Goya (el ganador de este premio escoge dos obras gráficas del aragonés)», advierte Broto, que se muestra «abrumado» por exhibir sus obras a unos pocos metros de la de su ilustre paisano, Francisco de Goya, en Calcografía Nacional. «Él es más austero y dramático que yo», puntualiza.

El protagonista indiscutible de la obra gráfica de Broto, al igual que en su pintura, es el color, que inunda la sala de exposiciones. «El color es estructural, conforma mi obra gráfica, al igual que mi pintura», apunta Broto, quien además ha querido dedicar un homenaje al comienzo de la exposición a los estampadores: «Son tan importantes como el propio artista; a veces consiguen mejorar nuestros trabajos. Yo los considero coautores».