Un momento del anuncio de la apertura del Louvre de Abu Dabi, en Dubai
Un momento del anuncio de la apertura del Louvre de Abu Dabi, en Dubai - AFP

El Louvre de Abu Dabi abrirá sus puertas el 11 de noviembre

Diseñado por Jean Nouvel y desarrollado por la constructora española Sanjose, está ubicado en la isla Saadiyat

Corresponsal en París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tras un agrio debate sobre «malos tratos y torturas», «desapariciones forzadas» y todo tipo de atentados contra la libertad de expresión, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el Louvre de Abu Dabi abrirá el próximo mes de noviembre, antes de lo previsto, primer «pilar» de un faraónico complejo turístico, residencial y museístico.

El Museo del Louvre de la capital de los EAU es el primer fruto de un acuerdo de Estado entre Francia y los Emiratos, el 2007. Siendo muy modestos los fondos artísticos nacionales de los Emiratos, el Louvre y otros museos franceses prestarán varios centenares de obras, asegurando una rotación anual de la colección permanente, de unas 600 piezas.

Cumpliendo el acuerdo original, la construcción del Louvre de Abu Dabi ha estado realizada por un arquitecto francés, Jean Nouvel, la dirección y gestión del nuevo museo nacional de los Emiratos estará asegurada por personalidades y equipos franceses.

Polémicas

El anuncio de la próxima inauguración oficial, a primeros del mes de noviembre próximo, ha estado precedido, desde hace meses, por un largo rosario de amargas polémicas, que culminaron con la publicación del último informe de Amnistía Internacional sobre los EAU, enumerando ciertos problemas de fondo: «Detenciones arbitrarias, restricción de la libertad de expresión y asociación, desapariciones forzadas, procesos faltos de garantías judiciales, torturas y maltratos de detenidos, trabajadores extranjeros explotados en penosas condiciones, sentencias sumarísimas…».

Ante las denuncias de Amnistía Internacional, las autoridades y gestores culturales franceses han adoptado un perfil «bajo». Y se ha estudiado una primera relación de préstamos de grandes obras maestras que «no choque» a la «sensibilidad religiosa musulmana» del poder político en los Emiratos. Tomadas tales precauciones culturales y políticas, los gestores musulmanes y franceses prefieren insistir masivamente en la dimensión «turística y cultural» del proyecto: 64.000 metros cuadrados de «ocio y exposición», 23 “galerías permanentes».

En la isla de Saadiyat, donde ha sido construido el Louvre de Abu Dabi, también se han construido o se están construyendo otras instituciones: el Museo Nacional Zayed, concebido por Norman Foster, «apadrinado» por el British Museum; un museo marítimo concebido por Tadao Ando; salas de «espectáculos populares» concebidas por Zaha Hadid; más un museo consagrado al arte contemporáneo, recurriendo a los «consejos» y la franquicia del Guggenheim neoyorquino.

Complejo faraónico

Ese faraónico complejo museístico, en la isla de Saadiyat, debe «integrarse» en un proyecto nacional mucho más ambicioso: un «archipiélago» de hoteles de lujo, campos de golf y «centros comerciales», en un país que solo tiene 9 millones de habitantes y en cuya capital, Abu Dabi, el 80% de los habitantes son inmigrantes y extranjeros de la más diversa condición: expatriados ricos y ultraricos que se «refugian» en la capital musulmana, con sus millones; y trabajadores extranjeros que, según Amnistia Internacional, son víctimas de una ausencia casi absoluta de legislación laboral, «viviendo con frecuencia en condiciones insalubres».

La crisis y polémica que estalló hace semanas, entre Qatar, Arabia Saudita, los EAU y Egipto, lanzándose mutuas acusaciones de financiación del terrorismo islámico internacional, han aconsejado a los gestores culturales del Louvre de Abu Dabi una cierta prudencia y moderación, evitando entrar en detalles inflamables para todas las partes, en Paris y la capital de los Emiratos.

La colección

En el terreno museístico, el Louvre parisino enviará a Abu Dabi una primera colección ecuménica, incluyendo obras de Leonardo, David, Van Gogh, entre otros genios universales. Sería impensable enviar a un país árabe/musulmán obras cuyo carácter «erótico» (señoras más o menos desnudas, etcétera) pudiera «herir la sensibilidad religiosa» de los patrocinadores del proyecto.

En el terreno arquitectónico, Jean Nouvel ha realizado un trabajo que sus admiradores califican de «espectacular» y describen de este modo: «Las salas del museo se inspiran de las medinas de las ciudades árabes… sobre el conjunto domina un gigantesco minarete de 180 metros de altura, cuyas celosías iluminan un conjunto sencillamente mágico».

¿Quién podrá visitar el Louvre de Abu Dabi, el resto de los museos y el complejo turístico de la isla de Saadiyat? Los EAU solo tienen nueve millones de habitantes y la capital seiscientos cincuenta mil. Oficialmente, los Emiratos están comenzando a echar los cimientos de la futura economía nacional, «posterior al petróleo». La constructora española Sanjose y las empresas «locales» Arabtec y Oger Abu Dhabi LLC, consiguieron los primeros contratos de realización del Louvre de Abu Dabi, el 2013, por un montante de 660.000 millones de dólares.