Así protestó el artista chino en 2015 cuando Lego se negó a venderle sus piezas
Así protestó el artista chino en 2015 cuando Lego se negó a venderle sus piezas - ABC

Lego cambia su política de ventas tras la polémica con Ai Weiwei

A partir de ahora la empresa no preguntará cuál es el uso final de las piezas compradas en grandes cantidades

CARMEN CALVO
Corresponsal en CopenhagueActualizado:

Después de la polémica surgida a finales del pasado año, cuando Lego se negó a vender sus bloques de plástico al artista chino Ai Weiwei, ahora la compañía danesa con sede en Billund ha dado marcha atrás y ha comunicado que, desde este mes, ya no preguntará cuál es el uso final que los compradores van a dar a sus piezas. A cambio, exigirá que estos clientes, si exponen sus trabajos en público, declaren que la compañía no se encuentra detrás de sus obras ni las apoya.

El artista chino ya había utilizado los «ladrillos» de Lego para crear retratos de activistas políticos de todo el mundo en una exposición cuyo tema principal era la libertad de expresión y que se inauguró en septiembre de 2014 en la famosa prisión de Alcatraz, en la bahía de San Francisco. Sin embargo, meses más tarde la compañía danesa se negó a facilitarle la compra de piezas por temor a que pudieran utilizarse con motivos políticos, lo que provocó una reacción de las redes sociales en las que se pedía el boicot a la empresa.

Como protesta por el veto, el artista subió el año pasado a su cuenta de Instagram la foto de un inodoro lleno de piezas de Lego

El artista chino llegó a poner en su cuenta de Instagramuna foto de un inodoro lleno de piezas de Lego y acusó a la firma danesa de anteponer sus intereses comerciales en China debido al acuerdo alcanzado para construir un parque temático Legoland en Shanghai. El país asiático es uno de los motores del crecimiento de Lego en los últimos años, donde ya cuenta con una oficina y una fábrica, por lo que los recelos de la empresa para no enfadar a las autoridades chinas estaban justificados.

La respuesta del Ai Weiwei ante este cambio de actitud no se ha hecho esperar y, a través de Twitter, ha celebrado la rectificación con la frase «Nice move #freedom of expression» (Buena iniciativa #libertad de expresión).

Ai Weiwei es uno de los artistas contemporáneos más reconocidos en el mundo, aunque los dirigentes de China no aprueban su defensa de la democracia y de los derechos humanos, ni las críticas a la corrupción existente en el país. por lo que fue detenido en 2011 y su pasaporte confiscado hasta julio del pasado año.