Bayona explica su proyecto a los Reyes en presencia de Javier Díaz-Guardiola
Bayona explica su proyecto a los Reyes en presencia de Javier Díaz-Guardiola - ERNESTO AGUDO

Juego de miradas en ARCO entre la fotografía contemporánea y el Archivo de ABC

El artista andaluz Fernando Bayona culmina «in situ» con retratos de refugiados un tríptico sobre siete hitos históricos

en el estand del periódico

MadridActualizado:

Prometía hace unos días Carlos Urroz, director de ARCO ya solo hasta el domingo, que ésta iba a ser una feria muy sexy. Y sexys, lo que se dice sexys, no es que sean precisamente Santiago Sierra y Eugenio Merino, ahora metidos a maestros falleros. Si lo que querían con su ninot es provocar, deberían haberse pasado antes por el Thyssen y aprender algo de Balthus y el arte de la provocación. ¿Habrá alguna forma de que Sierra y Merino se independicen de ARCO? ¿O ARCO de ellos? A la espera de una feria sin santiagosierras y eugeniomerinos, la de este año fue inaugurada ayer por los Reyes, que pudieron conocer de primera mano el proyecto de Fernado Bayona (Linares, 1980) en el estand de ABC, al que ha dado por título «La memoria traidora».

Javier Díaz-Guardiola, comisario del proyecto, le encargó un trabajo con el Archivo fotográfico de ABC. «He intentado plantear hasta qué punto el ser humano comete una serie de errores, tropieza siempre con la misma piedra una y otra vez. Un periódico no deja de ser sino el diario de una sucesión de errores acontecidos a nivel global en un día concreto». El fotógrafo andaluz buceó entre más de 25.000 imágenes y seleccionó los que, a su juicio, son «los siete hitos históricos más importantes que han modificado la sociedad contemporánea: la I y la II Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, la construcción del Muro de Berlín –todo conflicto bélico comienza con un muro, una separación de dos grupos sociales por raza, distinción de sexo, etc, que hace que entre ellos germine una discordia–, la llegada del hombre a la Luna, no como un fracaso sino como un hito histórico; el descubrimiento del premio Nobel al descubridor del virus del VIH y el atentado a las Torres Gemelas en Nueva York. Cada una de ellas lleva asociadas unas palabras clave, que yo reutilizo para seleccionar cien imágenes».

En total, ha elegido setecientas, que él superpone –cien por cada hito histórico– en siete obras que parecen abstractas. Lo hace no de una manera mecánica, sino pictórica, como si fueran pinceladas de un cuadro. Para descubrir el centenar de instantáneas que se encierran en cada una de sus obras –un trozo de historia de cien años en una sola imagen–, basta con acercar un móvil a ellas.

Bayona, realizando ayer en el estand de ABC un retrato a un joven de El Salvador, refugiado en España
Bayona, realizando ayer en el estand de ABC un retrato a un joven de El Salvador, refugiado en España - ERNESTO AGUDO

El ladrón de imágenes

Bayona se confiesa, en cierta manera, «un ladrón de imágenes»: «Hago capturas de pantalla de una foto anodina y la reinvento, me sirve de idea para gestar un proyecto de mayor calibre». En la era de Instagram, cuando todos juegan con sus móviles a ser grandes fotógrafos y hacerse selfis por doquier, Fernando Bayona ha jugado incluso a poner en duda la autoría: «He cogido fotos del Archivo de ABC y las he reutilizado. Estoy poniendo en tela de juicio mi autoría porque las fotos no son mías. El producto final sí lo es, pero me he apropiado de imágenes para revertirlas y convertirlas en otra cosa. Es un juego de miradas. El fotógrafo contemporáneo remira lo ya mirado».

En realidad, Fernando Bayona está creando en el estand de ABC un gran tríptico. A la derecha, siete originales del Archivo de ABC. En el centro, las siete obras resultantes de superponer cien fotografías en cada una de ellas. Y a la izquierda, siete retratos de refugiados que viven en España, por conflictos bélicos, discriminación sexual, segregación racial... y a los que retratará en el estand de ABC a vista del público y ante un fondo con nubes. «La gente lo percibe como algo sereno, tranquilo, pacífico. Pero está realizado con diez impactos de explosivos. Es detritus, escombros y polvo en suspensión», advierte Bayona. «Es un juego performático y un poco pérfido. El visitante de la feria viene con un tono jocoso, alegre y se encuentra de bruces con alguien que sufre las consecuencias de nuestro estilo de vida».

Hay ya colgada la imagen de una chica de Senegal que tuvo que escapar de su país porque su familia quería practicarle la ablación. Y ayer mismo hacía los retratos de tres chicos (uno de Venezuela y dos de El Salvador) que pidieron asilo en España por ser perseguidos en sus países de origen por su tendencia sexual y viven en casas de acogida de la Fundación Eddy-G. Otro de los retratados será un chico del Congo transexual amenazado de muerte. «Intento denunciar con una imagen fotográfica bella algo que es muy violento», advierte Bayona, muy agradecido por la oportunidad que le ha dado ABC en ARCO: «ABC me ha dado una plataforma brutal. Ha arriesgado, se la ha jugado, apostando por un artista emergente y no por alguien de primera fila. Es maravilloso».