El detective de arte holandés Arthur Brand posa con el mosaico recuperado
El detective de arte holandés Arthur Brand posa con el mosaico recuperado - AFP

El «Indiana Jones» del arte recupera un mosaico bizantino robado de hace 1.600 años

Conocido por sus hazañas para rescatar obras hurtadas, Arthur Brand ha devuelto a Chipre la preciada pieza, en posesión de una familia británica que desconocía su procedencia

Actualizado:

Una de las últimas piezas de arte bizantino robadas en Chipre ha sido recuperada por el investigador de arte holandés, Arthur Brand, conocido como el «Indiana Jones» del mundo del arte gracias a sus hazañas para rescatar obras robadas.

El mosaico recobrado está valorado entre cinco y diez millones de euros. «Es una obra muy especial que tiene más de 1.600 años de antigüedad. Se trata de uno de los últimos y más bellos ejemplos de arte de la epoca bizantina», contaba Brand, quien afirmaba que la pieza ha sido devuelta, durante una ceremonia privada en la embajada chipriota en La Haya.

El descubrimiento ha sido posible gracias a dos años de investigación a lo largo de Europa. A través de una serie de intermediarios, este especialista logró localizar el mosaico perdido en una apartamento en Mónaco.

«Estaba en posesión de una familia británica que adquirió la pieza de buena fe hace más de cuatro décadas», afirmaba Brand. «Se horrorizaron -continuaba- en cuanto supieron que se trataba de un tesoro de incalculable valor»

El mosaico fue uno de los robados en la iglesia de Panayia Kanakaria, a unos 105 kilómetros al noreste de Nicosia, que fue saqueada en los setenta durante la invasión turca. Estas piezas «son de una gran importancia para el arte cristiano y el mundo de la cultura», aseveraba Maria Paphiti, de la casa de subastas Christie's

La familia acordó devolver el mosaido a Chipre a cambio de una pequeña tarifa para cubrir los costos de restauración y almacenamiento.

En 2015, Arthur Brand también ocupó los titulares de la Prensa al recuperar los conocidos como «Caballos de Hitler», dos enormes estatuas de bronce hechas por el escultor nazi Joseph Thorak. Un año después, ayudó a recuperar cinco obras maestras robadas por un grupo criminal en Ucrania.