Un fotógrafo toma imágenes de la obra de Santiago Sierra en el estand de Helga de Alvear
Un fotógrafo toma imágenes de la obra de Santiago Sierra en el estand de Helga de Alvear - EFE

Retiran de ARCO la polémica obra que retrata a los independentistas como «presos políticos»

La decisión responde a la petición de Ifema de quitar la obra de Santiago Sierra para evitar polémicas

Actualizado:

Santiago Sierra decidió colgar en el estand de la galería Helga de Alvear en ARCO su particular galería de 24 retratos de los que él denomina «presos políticos». Los 24 retratados aparecían con la cara pixelada, un número identificativo y un texto explicativo glosando sus «méritos». Estaban desde Jordi Sánchez y Oriol Junqueras, hasta miembros de la ilegalizada organización juvenil de la izquierda abertzale Segi, los dirigentes del diario «Egin». ¿El precio? 80.000 euros más iva. Casi nada.

Hablamos en pasado porque la pieza ya no se encuentra en el estand. ¿El motivo? Ha sido retirada por la polémica generada. Ifema tomó la decisión esta mañana de pedir a la Galería Helga de Alvear la retirada de la obra y esta aceptó. La retirada la ha realizado el personal de Ifema a las 9:45, quince minutos antes de la llegada de los visitantes VIP. Según comentó la propia Helga de Alvear, dueña de la galería, la obra está ahora en manos de Ifema.

Un fotografo trabaja en el sitio donde estaba expuesta la obra "Presos Políticos", del español Santiago Sierra
Un fotografo trabaja en el sitio donde estaba expuesta la obra "Presos Políticos", del español Santiago Sierra - EFE

«Yo no soy tan importante, ni tampoco la obra para haber organizado todo este lío. Pero estoy acostumbrada: Santiago Sierra siempre me mete en líos», ha comentado la galerista. «No entiendo por qué os lo tomáis todo tan en serio», ha continuado. «Ellos mismos se han llamado "presos políticos"... No se ve la cara, no se ven nombres, no se ve nada».

Pese a la decisión, Helga de Alvear –por cierto, una de las fundadoras de ARCO– ha insistido en que «no hay ninguna censura». Sin embargo, ha admitido que es la primera vez que Ifema pide la retirada de una obra. «Aquí en Ifema no quieren líos. Nada más. No pasa nada. Hay que reírse un poco», ha añadido. «Yo voy a colgar otros cuadros ahí. Yo lo que quiero es vender». En cuanto al motivo de aceptar la petición de Ifema, se ha mostrado clara: «Yo quiero volver el año que viene».

Ante esta declaración, la pregunta de ABC era inevitable: «¿Eso significa que si no la retiraba entraba en una lista negra y no volvería?». «Eso te aseguro que no», ha respondido contradiciéndose. «Estoy en casa ajena. En mi casa no me quita nadie nada».

Además, Helga de Alvear ha confirmado que seguirá vendiendo los libros de los «presos políticos» con ilustraciones de la obra de Sierra. De hecho, ha comentado que hay «interés» en comprar la obra, aunque todavía no se ha vendido. De ser así, sería la primera vez que venda una obra del artista en ARCO.

En su comunicado, Ifema se ha escudado en que la creación de Sierra estaba perjudicando la visibilidad del conjunto de ARCO. «La institución ferial, desde el máximo respeto a la libertad de expresión, entiende que la polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas, está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018, y por tanto, es su responsabilidad, como organizadora, tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria», sostienen.

«IFEMA persigue con ARCOmadrid configurar una feria comercial de alcance internacional, con un objetivo de fomento del coleccionismo, primando garantizar el retorno de la inversión y esfuerzo que hacen las galerías participantes», concluyen.

Por su parte, el artista ha decidido pronunciarse a través de su perfil de Facebook. Ha sido mucho más duro que su galerista. «Más allá de la relativa sorpresa y decepción con que hemos recibido la noticia, consideramos que esta decisión daña seriamente la imagen de esta feria internacional y del propio estado español», señala Sierra. «Además, constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público», continúa. Por último, el artista ha afirmado que esta decisión da todavía más sentido a su obra, «que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos.

Más tarde, en declaraciones a EFE, el artista ha recalcado sus palabras. «El arte es un diálogo permanente con el mundo, prohibir ese diálogo es prohibirme como persona. Reflexionar no da miedo o no debería darlo (...) Ifema no es quien para decirle a ARCO, a la galería Helga de Alvear o a mí qué debemos mostrar. Es un acto de censura primitivista y lamentable», ha concluido.

En la misma línea se ha manifestado el artista Eugenio Merino, que ha denunciado que haya «censura en Arco y en España». «Si la han quitado, claro que hay censura. Y que hay censura en España es de cajón», ha señalado ante la prensa el artista, quien también trajo la polémica a ARCO en otras ediciones con obras como por ejemplo un Franco congelado.

Lo mismo piensa el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, que ha manifestado que si no se entiende que el espacio cultural es un «espacio de libertad» existe un «problema cultural y democrático». «Si no entendemos que el espacio cultural, sea un museo o una feria de arte, es un espacio de libertad donde se pueden negociar cosas que en el mundo ordinario podrían ser traumáticas tenemos un problema que obviamente es cultural y democrático, porque significa que las estructuras, las instituciones, no acaban de funcionar bien», ha señalado en declaraciones a Europa Press.

Por su parte, el director del MACBA, Ferran Barenblit, ha asegurado que lo acontecido es algo que «que no debería pasar jamás y no lo he vivido jamás».

La junta de Ifema avala la decisión

La junta rectora de IFEMA ha avalado más tarde la decisión de pedir a la galerista Helga de Alvear la retirada de su estand en ARCO de la obra de Santiago Sierra «Presos Políticos en la España Contemporánea», una medida que el Ayuntamiento de Madrid había pedido rectificar. Según han informado a Efe fuentes municipales, la junta rectora urgente celebrada hoy no ha tenido en cuenta la petición de rectificación del Consistorio.

La obra ya ha sido sustituida

Una serie de cinco fotografías realizadas por el artista alemán Thomas Ruff ha sustituido en el stand de Helga de Alvear en ARCOmadrid a la obra «Presos políticos», de Santiago Sierra.

Esta serie numerada, que muestra máquinas de la industria alemana y se vende por separado por un precio de 30.000 euros cada una, ha sido instalada alrededor de las 17.00 horas de este miércoles, horas después de que ARCOmadrid haya retirado la obra de Sierra.