Damien Hirst deja la galería Gagosian
Damien Hirst con uno de sus polémicos animales en formol que tanta fama le han dado - AFP

Damien Hirst deja la galería Gagosian

Larry Gagosian había representado durante 17 años al polémico artista, que mantendrá su vinculación con la galería White Cube de Londres

LONDRES Actualizado:

Hace menos de un año la Galería Gagosian puso a disposición del artista Damien Hirst los once espacios que tiene repartidos por todo el mundo para exhibir sus pinturas de puntos multicolores. Fue el último de los efectistas golpes de marketing que ha llevado a cabo el tándem Gagosian-Hirst durante los 17 años que ha durado la colaboración.

Pero esta «historia de amor» ha llegado a su fin. Según publicó el «Financial Times», Larry Gagosian y Damien Hirst han llegado a una decisión amistosa de separarse y seguir por caminos distintos. Hirst continuará su relación con la galería White Cube de Londres. Pero sigue siendo un enigma si elegirá una galería de Nueva York para mostrar su trabajo en esta ciudad, donde tiene un gran número de grandes coleccionistas., «Le deseamos éxito en el futuro», declaran desde la Galería Gagosian.

Damien Hirst siempre ha ido por libre. En 2008 enfureció a sus galerías vendiendo en Sotheby's223 obras. La subasta se llevó a cabo justo cuando se produjo la caída de Lehman Brothers. La venta superó los 200,7 millones de dólares. Pero siempre se especuló con que sus propios marchantes habían pujado por la mayoría de las piezas para subir su cotización.

El artista más rico del mundo

Otro de los grandes golpes de efecto del showman Hirst fue su obra «For the Love of God», un cráneo recubierto de platino y diamantes, que expuso en White Cube. Se dijo que la pieza fue adquirida por un consorcio de inversores que incluye el propio artista. No sería la primera vez que Hirst invierte en su propio trabajo. Él y Jay Jopling, dueño de White Cube, compraron una docena de obras de Charles Saatchi en 2003 por unos 15 millones de dólares, según publica «The New York Times».

Damien Hirst ha amasado una gran fortuna. Según el «Sunday Times», es el artista más rico del mundo, con una fortuna estimada en unos 346 millones de dólares. Tras un periodo donde su poder e influencia en el mercado estaban de capa caída, resurgió gracias a la retrospectiva que le dedicó la Tate Modern este año, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres.

Pero no es el único artista que abandona la todopoderosa Galería Gagosian. La semana pasada, durante la celebración de la feria Art Basel Miami, David Zwirner confirmó que en mayo tiene previsto hacer una exposición de nuevas pinturas y esculturas de Jeff Koons, otra superestrella representada por Gagosian. Al igual que Hirst, Koons tampoco ha mostrado ninguna lealtad a su galería. Durante décadas ha expuesto en la Galería Sonnabend en Chelsea.