El jurista Pedro González-Trevijano
El jurista Pedro González-Trevijano - Ángel de Antonio

González-Trevijano: «La pintura ayuda a asumir los valores constitucionales»

El magistrado del Tribunal Constitucional fue reconocido ayer 18 de junio como académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España

MadridActualizado:

Entre efusivas muestras de agradecimiento y de orgullo, el magistrado del Tribunal ConstitucionalPedro González-Trevijano tomó ayer posesión de su plaza como académico de número en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España(RAJYL). El que fuera rector de la Universidad Juan Carlos pasa, de este modo, a ocupar una silla dentro de esta institución fundada en 1730 y que tiene como principal objetivo el perfeccionamiento de la legislación a través del estudio del derecho.

«Soy bien consciente de la responsabilidad que asumo tras la entrada en esta centenaria y prestigiosa institución. Nada me agradaría más que los señores académicos puedan afirmar en un futuro inmediato que he sido merecedor de ser llamado uno de los suyos», expresó el jurista en referencia al honor que implica entrar a formar parte de esta institución centenaria.

El grueso del discurso del flamante académico trató acerca de las posibilidades que ofrece el arte a la hora de comprender los triunfos y los fracasos de nuestras andaduras constitucionales. El magistrado explicó que «la pintura es un medio extraordinariamente útil para que la ciudadanía pueda asumir los principios y valores constitucionalistas».

El académico quiso destacar tres obras legislativas españolas y relacionarlas con las pinturas de los grandes maestros. La primera sobre la que disertó fue la Constitución de Cádiz de 1812, a la que se refirió como «el bienaventurado arranque de nuestra constitucionalismo». La creación de esta Carta Magnafue inmortalizada, entre otros, por Salvador Viniegra en «Proclamación de la Constitución de Cádiz», un lienzo que, según explicó el jurista, «evoca el ambiente popular y sencillo de un pueblo que exalta con entusiasmo y alegría su nueva constitución».

La siguiente ley fundamental a la que González-Trevijano hizo referencia durante su alocución fue la Constitución de 1876. En este caso, el académico quiso reconocer la «Jura de la Constitución por la Reina Regente María Cristina», obra de Joaquín Sorolla, como la mejor representación artística relacionada con esta obra legislativa.

Por último, el magistrado dedicó unos minutos a la Constitución de 1978, a la que catalogó como «la más sobresaliente de nuestra historia». En esta ocasión, González-Trevijano quiso llamar la atención sobre la escultura en bronce de Pablo Serrano en la que se muestra a Juan Carlos I firmando la Carta Magna sobre una mesa.