Francesca de Habsburgo: «La colaboración con el museo ya no es viable»
«Bosnian Girl», de Sejla Kameric, iba a exponerse en el Thyssen

Francesca de Habsburgo: «La colaboración con el museo ya no es viable»

N. P.
Actualizado:

«Después de seis meses de esfuerzos para aportar al Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid un programa de arte contemporáneo, la Fundación T-B A 21, creada por Francesca de Habsburgo, ha suspendido las negociaciones, tras un cambio en la política de la junta directiva, presidida por la baronesa Thyssen». La hija del barón suma así un nuevo desencuentro con Carmen Thyssen, aunque quiere aclarar que el Ministerio de Cultura español «ha prestado un gran apoyo a las actividades de T-B A 21 desarrolladas en España». La causa principal de lo sucedido, aclara Francesca de Habsburgo, es que el encargo especial de Ernesto Neto «fue cancelado cuando ya se encontraba en fase de producción para la sala principal del museo». Francesca quería convertir esta sala en una versión madrileña de la Sala de Turbinas de la Tate Modern, e invitar una vez al año a un artista destacado para hacer su interpretación del espacio, así como de una obra de la colección del barón. Ernesto Neto había seleccionado «La Anunciación» de El Greco. Su espectacular obra iba a llenar por completo la sala central. «T-B A 21 no puede trabajar en proyectos tan ambiciosos sin contar con todo el apoyo de la junta y de la baronesa, algo que actualmente no tiene».

La hija del barón trabajó en dos proyectos de exposiciones para el museo. Explica el porqué: «La primera propuesta, «Actitudes de la naturaleza», tuvo que ser rediseñada debido a un conflicto de programación con el Museo Mori de Tokio, donde se expondrá una amplia selección de las mejores obras de la colección de T-B A 21 en una muestra que se inaugurará el 4 de abril. La segunda propuesta era una versión de «Shooting Back» que ya se había expuesto en Viena con gran éxito. La junta directiva consideraba que esta exposición era demasiado «difícil y controvertida». Estas dos exposiciones estaban diseñadas, con el apoyo de la baronesa, para ser mostradas en las salas de la colección permanente dedicadas al siglo XX, dado que estas salas se adaptaban mejor a las dimensiones del arte contemporáneo. Sin embargo, la decisión tomada en la última reunión de la junta directiva fue que sólo podríamos disponer de las salas destinadas a exposiciones temporales, y T-B A 21 tiene la sensación de que, con la pérdida de la sala principal y las dedicadas al siglo XX, la colaboración con el museo ya no es viable. La baronesa ha alegado que el museo no es un museo de arte contemporáneo, sino más bien un museo de arte moderno». Francesca de Habsburgo no está de acuerdo y sostiene que la colección «muestra la dedicación de cuatro coleccionistas de la familia que crearon una colección que abarca más de seis siglos de historia del arte y llega hasta el siglo XX. Es perfectamente lógico continuar esta tradición en el siglo XXI, con una colección reunida por un miembro de la familia Thyssen que pertenece a la cuarta generación. Es muy posible que las conversaciones continúen, pero, por el momento, se han suspendido todas las negociaciones».