La directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez; el nieto del artista y responsable de la Sucesión Miró, Joan Punyet Miró, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, junto a una obra del artista
La directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez; el nieto del artista y responsable de la Sucesión Miró, Joan Punyet Miró, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, junto a una obra del artista - EFE

La familia Miró cede cuatro esculturas a Santander

«Teté sur soice» y «Femme debout» se exhibirán en los Jardines de Pereda; «Femme monument» y «Souvenir de la Tour Eiffel», en el Centro Botín

SantanderActualizado:

Los herederos de Joan Miró han cedido al Centro Botín y al Ayuntamiento de Santander cuatro de las esculturas de la gran exposición dedicada a la obra escultórica del artista y a su peculiar proceso creativo, que puede visitarse hasta el 2 de septiembre. Las obras serán cedidas por un periodo de cinco años renovables y dos de ellas son esculturas monumentales, «Teté sur soice» (1978) y «Femme debout» (1969) que se exhibirán en los Jardines de Pereda, cumpliendo así el deseo de su autor de que sus obras de gran formato estén en espacios públicos, accesibles a todo el mundo.

Las otras dos piezas, «Femme monument» (1970) y «Souvenir de la Tour Eiffel» (1977), podrán contemplarse en una de las galerías la primera planta del Centro Botín, que se convertirá en un espacio dedicado al artista, ha anunciado hoy su directora, Fátima Sánchez.

Según Joan Punyet Miró, nieto del artista y responsable de la Sucesión Miró, son las obras «más importantes» de la colección privada de la familia, que quiere sumarse con esta cesión a la apuesta que está haciendo la ciudad por la cultura y el arte. «Si dejábamos algo, no podía ser cualquier cosa, sino lo mejor de la mejor», ha afirmado Punyet Miró, quien se ha mostrado convencido de que Santander va a pasar a formar parte de la «cartografía mundial del arte», y de que la cesión de estas esculturas va a animar a otros artistas y herederos de artistas a ceder también obra a la ciudad.

Un museo al aire libre

Para la alcaldesa de Santander, Gema Igual, los Jardines de Pereda, donde ya pueden disfrutarse obras como los pozos de Cristina Iglesias, van a convertirse además en un auténtico museo al aire libre con la incorporación de estas dos obras, que la ciudad, ha dicho, se compromete a cuidar y también a difundir con distintas actividades. «Teté sur soice» será instalada una vez cierre sus puertas la exposición del Centro Botín, mientras que para ver en los jardines santanderinos la imponente «Femme debout» habrá que esperar a febrero, porque la familia le ha cedido para una exposición en el Grand Palais de París.

Salvo esta pieza, que tiene su origen en una pequeña escultura de 31 centímetros de alto de 1949, las obras cedidas son una buena muestra de la forma de trabajar de Miró, que creaba sus esculturas con objetos encontrados, a los que daba un nuevo significado. Miró, ha recordado su nieto, recogía objetos, muchas veces en sus paseos, los dejaba en silencio «para que dialogasen» y después los ensamblaba, dejando que la parte inconsciente del ser humano fuese su fuente de creatividad. «Femme, monument», por ejemplo, tiene su origen en una de las pastillas de jabón que utilizaba para limpiar sus pinceles, y que al tener los bordes más duros, se iba erosionando por el centro hasta que se hacía un orificio como el que tiene esta obra, coronada con un huevo de pascua.

En el caso de su «Souvenir de París» es el resultado de ensamblar un lámpara de mimbre cuya pantalla fue sustituida por una gran cabeza de Groucho Marx, una horca y una tela de damasco. Las cuatro obras son también una muestra representativa del trabajo escultórico de Miró, por su cronología, que permite apreciar la evolución del artista, y también porque fueron fundidas en tres talleres diferentes, en Barcelona, París y Verona. Fátima Sánchez y Gema Igual ha expresado su agradecimiento la familia del artista por la generosidad que han demostrado con la cesión de estas obras en un gesto «de valor incalculable».