«Stop and search», de 2007, sale a subasta mañana en Artcurial por entre 30.000 y 35.000 euros
«Stop and search», de 2007, sale a subasta mañana en Artcurial por entre 30.000 y 35.000 euros - Artcurial

Expectación ante una nueva subasta con obras de Banksy

Una sala francesa saca a la venta tres litografías y un objeto del artista, semanas después de su «performance» de autodestrucción

Actualizado:

Suspense en la casa de subastas Artcurial, que este miércoles 24 de octubre saca a la venta cuatro obras de Banksy, después de que a principios de octubre el artista destruyera uno de sus cuadros tras la puja en Sotheby's. Se han tomado todas las precauciones, pero no se descartan sorpresas...

«Esperamos la venta con serenidad, pero si algo sucede, no será una repetición», estima Arnaud Oliveux, experto encargado de la venta. Entre los lotes, tres serigrafías y un objeto (una rata de resina que sostiene un pincel) serán colocadas bajo el martillo.

A principios de octubre, la autodestrucción parcial ante el público de una obra, justo después de su adquisición por 1,042 millones de libras (1,180 millones de euros) en Sotheby's Londres, agitó el mercado del arte.

Esta reproducción en pintura acrílica y aerosol de una de las más célebres obras de Banksy mostraba a una niña lanzando al vuelo un globo rojo en forma de corazón. Justo tras haber sido adjudicada por 1,042 millones de libras, el lienzo comenzó a atravesar la parte inferior del cuadro, cortándose en finas láminas verticales, mientras las cámaras de fotos de los móviles crepitaban.

El misterioso artista de Bristol que mantiene el anonimato reinvindicó este desaire al mercado del arte, denunciando su «mercantilización». Lo que no impidió que la obra cobrara aún más valor, hasta más de dos millones de euros.

Según todas las hipótesis, Banksy debió de contar forzosamente con cómplices en la sala para activar el mecanismo que autodestruyó «Niña con globo». Si no estaba presente él mismo, se especula.

Dispositivo de seguridad

«Estaremos particularmente vigilantes. Hemos puesto en marcha un dispositivo de seguridad pero queremos ser discretos. ¡No habrá diez gorilas en cada habitación!», asegura el experto de Artcurial.

«Artcurial no es una caja fuerte, busca el confort de compradores y visitantes», añade, subrayando que una casa de subastas no es una institución pública.

«Sentimos que hay cierto alboroto, la historia divierte y excita. La gente quiere formar parte de un espectáculo. Hay más peticiones para otras ventas. Algunos piden registrarse por correo». Entonces, «les pedimos que muestren su pata blanca, que se identifiquen, se investiga un poco» sobre ellos, indica Oliveux.

En la elegante casa de subastas en la rotonda de los Campos Elíseos, los visitantes de la sala donde se exponen las obras de Banksy se detienen ante ellas y las examinan con curiosidad.

Marcos muy delgados

Pero, subraya Oliveux, los marcos no serán un problema esta vez: «son marcos muy delgados, que no formaban parte de estas piezas, que se encontraban enrolladas en un tubo», precisa. Nada que ver con el grueso marco de madera dorada de «Niña con globo» que ocultaba la máquina que permitió su destrucción.

En Instagram, un mensaje de Banksy puso los puntos sobre las íes: «Algunos piensan que no se cortó. Sí. Algunos piensan que la casa de subastas estaba al corriente. No».

Sotheby's aseguró que le cogió por sorpresa. Anunció que la venta había sido validada y la obra renombrada como «Love is in the bin» (El amor está en la papelera). «Banksy no ha destruido una obra de arte durante la subasta, sino que ha creado uno», afirmó Alex Banczik, jefe del departamento de arte contemporáneo en Europa de Sotheby's.

En cuanto a la compradora, una coleccionista europea cuya identidad no ha sido revelada, explicó haberse «sorprendido en un primer momento», precisa Sotheby's. «Pero poco a poco me di cuenta de iba a poseer mi porción de historia del arte», añadió.

Banksy colgó en YouTube un vídeo en el que aseguró que su intención era destruir por completo la obra, no a medias. Afirmaba que, durante los «ensayos», el sistema había funcionado «cada vez». Las imágenes mostraban las pruebas en las que otras reproducciones salían totalmente trituradas.