El escultor supervisa la instalación de la obra
El escultor supervisa la instalación de la obra - N.R.

La estatua de Menacho, héroe de la Independencia, obra de Salvador Amaya, se instala en Badajoz

El escultor supervisó la instalación de la imagen de 3 metros, realizada con 800 kilos de bronce, sobre el pedestal

Actualizado:

Menacho ya está a 200 metros de donde murió hace 208 años. La estatua del héroe de la Guerra de la Independencia se instaló ayer a primera hora de la mañana en la avenida de Huelva de Badajoz . Un pedestal de granito de 3,5 metros sujeta una figura de 800 kilos de bronce realizada por el prestigioso escultor Salvador Amaya.

El creador de la obra supervisó los trabajos de instalación de la estatua que ha quedado en la avenida, a la altura del edificio del Servicio Extremeño de Salud y mirando hacia El Corte Inglés. La figura representa al general momentos antes de su muerte, mientras arenga a las tropas a resistir el asedio del ejército de Napoleón. Una de sus manos hace la señal de avance mientras en la otra levanta la espada. Porta su sombrero característico y el uniforme.

El escultor posa orgulloso frente a su obra
El escultor posa orgulloso frente a su obra - N.R.

En sus pies se aprecia que está asomado a la muralla en lo que era el Baluarte de Santiago (ahora Memoria de Menacho). La base de tierra ha sido diseñada por Curro Agudo de Mangas que ayer también participó en el montaje. Salvador Amaya detalló que el general estaba celebrando que las tropas españolas habían realizado una salida exitosa contra los franceses. Ese es el gesto con el que ha captado al militar, «es muy representativo porque momentos después recibió una descarga de artillería en su vientre y falleció. Su resistencia pasó a la historia y días después de su muerte la ciudad se rindió.

Amaya confesó, a pie de estatua, que siente mucha admiración por Menacho desde que estudió su trayectoria para crear la obra, hace más de tres años, como avanzó el diario «Hoy». El autor está satisfecho con el resultado a pesar de los retrasos y de las dificultades, algunas graves, ya que sufrió un infarto cuando había comenzado a trabajar el boceto en barro. «Te sientes contento porque has cumplido con lo que tenías que hacer y Menacho ya tiene su homenaje en estatua. Ahora es de toda la gente de Badajoz que son los que la pagan», indicó ayer, agrdeciendo expresamente al alcalde de la ciudad, no sólo por haber hecho posible el monumento sino por haber puesto a disposición del general Menacho la mejor ubicación posible.

«Es importante conocer nuestra mejor historia», añadió Amaya que cree que los monumentos heroicos son importantes por su carácter educativo. «A los niños les llamará la atención por su enorme sombrero o por su espada y es un ejemplo a seguir. Cumplió con su deber hasta el final».

Proceso de instalación
Proceso de instalación - N.R.

El proceso de instalación fue relativamente sencillo. El martes se había colocado en la avenida el pedestal. Ayer, a las ocho de la mañana llegó el camión con la estatua tumbada y protegida por mantas. Se cubrió la cara, para que no sufriese daños y se enrolló una cuerda en torno al sombrero. Un gancho cogió la cuerda y elevó la estatua. Con la base al descubierto, se instalaron unos pernos, se movió hasta la peana y se encajó. Una vez que comprobaron que la estructura era estable, se volvió a levantar para extender debajo taco químico. Este material es una especie de cemento que fragua en solo 30 minutos y fijó la representación de bronce a su base.

«Pro patria mori»

El pedestal es sobrio y cuenta con una inscripción que destaca los logros del homenajeado. Por delante indica: «La muy noble y muy leal ciudad de Badajoz al General Menacho. Dulce et decorum est pro patria mori (Dulce y honorable es morir por la patria, como se decía en la Antigua Roma). Este monumento fue erigido reinando El Rey Don Felipe VI. Abril 2019». Por detrás: «General Rafael Menacho y Tutló. Cádiz 1766. Benemérito de la patria en grado heroico. Muerto en el Baluarte de Santiago el 4 de marzo de 1811 cuando dirigía la defensa de Badajoz tras resistir 38 días de asedio».

La estatua a su llegada
La estatua a su llegada - N.R.

La peana se ha realizado con granito de Quintana de la Serena, un material que ha elogiado Salvador Amaya, que suele usarlo en sus trabajos. Este escultor, discípulo de Juan de Ávalos, ya cuenta con obras muy destacadas como la escultura de Blas de Lezo en la Plaza de Colón de Madrid y el busto militar del Rey Felipe VI.

Una espada real

Como curiosidad, la espada no se ha fundido junto al resto de la pieza, sino que es real y procede de la armería de los Hermanos Moreno, en Toledo. Es de acero pavonado y ha sido forjada a martillo, es decir, dando golpes, al estilo medieval.

Salvador Amaya recibió el encargo de representar a Menacho en 2016. Fue una iniciativa de la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz que quería responder a una deuda pendiente con este importante personaje histórico. Los militares, un colectivo muy representativo en la ciudad, también han reivindicado numerosas ocasiones su figura.

Finalmente el monumento se convirtió en un compromiso municipal gracias a un acuerdo entre el grupo de Gobierno en el Ayuntamiento y Cs para que estos últimos apoyasen los presupuestos municipales.

Además de Salvador Amaya, la obra tiene la firma del pintor Augusto Ferrer-Dalmau que colaboró en la creación del boceto. Este artista es conocido como ‘El pintor de batallas’ desde que lo apodó así su amigo Arturo Pérez Reverte que ha utilizado sus cuadros en varios libros. El escultor también ha contado con la colaboración el experto en uniformes militares Luis Sorando Muzás y de la historiadora Mariola Muzás. Además charló en varias ocasiones con el coronel Eduardo García-Menacho, descendiente del héroe de sexta generación.

El Ayuntamiento adjudicó el contrato de esta escultura el pasado mes de diciembre. El importe es de 82.500 euros que incluyen el diseño, los materiales, la peana y todos los trabajos. No se celebrará inauguración por ser época electoral.